Salsa barbacoa casera

Publicado por Patricia Arroyo, 23 May 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Da sabor a tus platos con una salsa barbacoa casera

Hoy vamos a aprender a elaborar una salsa barbacoa casera. Con ella daremos sabor a diversos platos, sobre todo de carne. La receta es muy fácil y rápida. ¿Os animáis?

LO QUE DEBES SABER...
  • Ingredientes: tomate natural, aceite, vino blanco, cebolla, miel, salsa de mostaza, ajo, pimienta, sal y agua.
  • Conservación: podemos conservar la salsa barbacoa en una salsera o en un tarro de cristal. 
  • Platos: es una salsa perfecta para carnes asadas y a la parrilla, para pizzas y para mojar alimentos fritos. 

Podemos utilizar la salsa barbacoa para dar sabor a carnes, mojar en ella alimentos fritos o incluso como ingrediente para la base de pizzas.

 

Cómo hacer una salsa barbacoa casera

Para hacer una salsa barbacoa casera necesitaremos los siguientes ingredientes: 1 tomate natural, aceite, vino blanco, media cebolla, 2 cucharadas de miel, 2 cucharadas de salsa de mostaza, 2 dientes de ajo, agua, pimienta y sal.

En primer lugar, echaremos en una sartén un chorrito de aceite. Cuando el aceite esté caliente, añadiremos el tomate, la media cebolla y los dientes de ajo bien picaditos. Freiremos estos ingredientes hasta que empiecen a tomar un color dorado. A continuación, agregaremos un chorro de vino blanco, la salsa de mostaza y la miel. Mientras que cocinamos todos estos ingredientes, es recomendable que echemos un poco de agua caliente para que la salsa barbacoa no se nos seque. Cuando la salsa haya cogido una textura espesa, apagaremos el fuego. Después, tendremos que colar la salsa, ya que podría haber trozos de cebolla y ajo. Por último, agregaremos una pizca de sal y un poco de pimienta molida.

Podemos conservar la salsa barbacoa en una salsera o en algún tarro de cristal. Una vez fría, deberemos meterla en la nevera.

 

Platos con salsa barbacoa

Hoy en día, la salsa barbacoa se ha convertido en una de las salsas más populares debido a su sabor picante y dulce. Se suele utilizar para dar sabor a carnes asadas y a la parrilla. Por ejemplo, para pechugas o alitas de pollo y para costillas o lomo de cerdo.

También podemos utilizar la salsa barbacoa para hacer unas deliciosas albóndigas o como ingrediente para la base de las pizzas.

Otra opción es mojar en esta picante y dulce salsa alimentos fritos como los nuggets de pollo, aros de cebolla y patatas fritas. Es aconsejable que estos alimentos estén recién hechos y calientes, ya que disfrutaremos mejor del sabor de la salsa barbacoa.

 

Si quieres recibir consejos como estos y otros muchos más, el boletín de canalHOGAR es para ti. ¿A qué esperas para suscribirte?



Comentarios (1)

martincp118 comento el 23/05/2014 a las 13:16

¡Qué rico! me encanta esa salsa, pero nunca la he hecho en casa. A ver qué tal.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos