Bizcochos más esponjosos

Publicado por Covadonga Carrasco, 21 May 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Trucos para conseguir un bizcocho esponjoso

Para que un bizcocho resulte delicioso, uno de los grandes secretos es que esté esponjoso. Hoy queremos mostraros algunos trucos para conseguir que los bizcochos queden más hinchados y blanditos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Levaduras: existen diferentes tipos de levaduras en el mercado, la mejor es la levadura en polvo que contiene bicarbonato de sodio, elemento que eleva la masa.
  • Temperatura: debemos mantenerla constante para que el bizcocho se haga en condiciones óptimas.
  • Batir: la mezcla debe batirse de manera adecuada para obtener el máximo aire posible y conseguir así un bizcocho esponjoso.

En ocasiones, cuando nos ponemos a preparar un bizcocho, el resultado no es el esperado porque nos queda muy bajo y muy compacto o simplemente nos queda duro. Hay varios trucos que nos ayudarán a disfrutar de un delicioso bizcocho bien esponjoso, conozcámoslos.

 

La importancia de conseguir aire en la mezcla

Una de las cosas que debemos conseguir a la hora de preparar el bizcocho es aire durante la preparación. Es la mejor manera que tenemos para conseguir que un bizcocho se levante. Se puede lograr de varias maneras, una de ellas es batiendo bien la mezcla.

En el caso de que la base del bizcocho se prepare con mantequilla, tendremos que mezclarla en la batidora con el azúcar durante unos 10 minutos, de esta manera nos aseguraremos de que entra el suficiente aire para que nos quede muy esponjoso.

Si por el contrario, no vamos a utilizar mantequilla, tendremos que batir las claras de huevo a punto de nieve e ir agregando la harina a mano, así no perderemos el aire que hemos conseguido.

 

La mejor levadura

Otra manera de conseguir que el bizcocho quede esponjoso es usando elementos químicos, es decir, las levaduras. Existen diferentes tipos en el mercado, una de las mejores es la levadura en polvo que cuenta con bicarbonato de sodio y consigue que el bizcocho se eleve.

También es necesario mantener una temperatura constante en el horno, debemos vigilar bien esto, pues no debe ser ni muy alta ni muy baja. Por norma general, los bizcochos se hornean a unos 180º.

Otro detalle a tener en cuenta es el tiempo. Debe ser exacto, ni más ni menos, para que el bizcocho quede perfecto.

A la hora de desmoldarlo también debemos tener cuidado, si esperamos a que se enfríe demasiado, la masa quedará pegada al molde y esto también afectará al bizcocho.

Con estos trucos tan sencillos conseguiremos un bizcocho mucho más esponjoso de lo que habíamos logrado hasta el momento.



Comentarios (1)

juantoni70 comento el 21/05/2014 a las 13:29

Por muchas veces que lo intente es imposible que consiga uno esponjoso. Ya no sé qué hacer. Me apuntaré estos consejos, aunque creo que no hay remedio.
¡Gracias!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos