Una salsa para cada tipo de pasta

Publicado por Cristina Yáñez, 03 Mar 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Salsas para pasta

La pasta es un alimento muy versátil que nos permite disfrutar de una gran cantidad de recetasdiferentes. Pero no debemos perder el tiempo preparando salsas imposibles y aderezos que no saben a nada. Cada tipo de pasta tiene su salsa favorita, ¿quieres saber cuáles son y cómo potenciar el sabor de los platos de pasta?

LO QUE DEBES SABER...
  • Tipos de pasta: en general encontramos las pastas cortas, las largas y las rellenas.
  • Cocción: una gran idea para darle más sabor a la pasta es cocerla en caldo de carne o pescado.
  • Sabor: con algunas hierbas aromáticas o queso, un plato simple de pasta puede convertirse en una receta deliciosa.

Aunque existen un montón de tipos de pasta diferentes, con distintas formas, tamaños y colores, en general podemos dividir las pastas en cortas, largas y rellenas.

 

Pasta corta, larga o rellena, ¿qué comemos hoy?

En cuanto a las pastas cortas, la mayoría admiten cualquier clase de salsa, pero las mejores son las espesas y con sabores fuertes, como las de queso azul o las de setas. Además, si la salsa tiene tropezones, estos deben estar lo más triturados posible para que se puedan mezclar bien con la pasta, como ocurre con la receta de salsa napolitana (con tomate y diferentes verduras como zanahoria, puerro y cebolleta), putanesca (con tomate, ajo, alcaparras, anchoas, queso y aceitunas negras) o arrabiata (con tomate, cebolla, ajo y un poco de guindilla).

Si queremos cocinar pasta larga como tallarines o espaguetis, debemos tener en cuenta que cuanto más anchas sean las tiras, más absorberán las salsas lácteas como las de nata, yogur, crema o queso. Ejemplos perfectos son la salsa carbonara, la de cuatro quesos, y la salsa Alfredo para fetuccini (tallarines). Esta última se prepara a base de leche, pimienta, ajo, queso parmesano y mozzarella. Por su lado, las tiras finas de pasta combinarán mucho mejor con una salsa de verduras o de carne, como la boloñesa o la pesto.

Por último, si se trata de pasta rellena podemos preparar el relleno que queramos, pero lo importante es que la salsa sea lo que menos destaque en este tipo de recetas. Una salsa suave y ligera de tomate o nata, no muy espesa, será perfecta.

 

Potenciar el sabor de la pasta

No solo es necesario elegir la pasta y salsa adecuadas, sino que también podemos tener en cuenta ciertos consejos para que nuestra receta sea de primera.

Debemos hervir la pasta justo antes de servirla. No podemos cocinarla y dejarla reservada, pues perderá la textura y su sabor propio. Además, ¿por qué cocerla pasta solo en agua con sal y aceite? Una gran idea es cocerla en caldo. Si la receta es de pasta con marisco o pescado, lógicamente el caldo de cocción también será de pescado. Por su lado, si la receta es de carne, el caldo será del mismo sabor.

 

¿No hay tiempo para una salsa compleja?... ¡No pasa nada!

El tomate siempre será nuestro mejor aliado para los platos de pasta. Eso sí, lo ideal es servirlo añadiendo un poco de queso parmesano o mozzarella, así como hierbas aromáticas tipo albahaca, orégano o pimienta recién molida.

Otra idea es complementar la pasta con carne y bacón, o pescado como anchoas y atún.

Siempre podemos hacer una salsa casera rápida y sencilla pero aportando un poquito de sabor a la pasta, esa que de tantos apuros nos saca cuando no tenemos demasiado tiempo para cocinar. ¡Cuánto más prácticos seamos, mejor!

Estas son solo algunas ideas, así que ya podéis probar a hacer mezclas, pero con cuidado, o arruinaréis vuestro rico plato de pasta.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos