La mejor manera de limpiar mejillones

Publicado por Cristina Yáñez, 25 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo limpiar los mejillones

Si sois amantes de los sabores del mar, es muy probable que muchas de vuestras recetas contengan algún tipo de molusco, ya que gracias a la tradición pesquera de muchas zonas del país, los podemos encontrar de una gran calidad. Unos de los más utilizados, sin ninguna duda, son los mejillones, ya que se pueden preparar solos o como ingrediente de alguna elaboración. Por ello, os vamos a enseñar algunos consejos para limpiar correctamente los mejillones.

LO QUE DEBES SABER...
  • Cuchillo: es la herramienta perfecta para limpiar la cáscara de los mejillones y eliminar los crustáceos pegados.
  • Estropajo: ideal para rascar la superficie del mejillón de una manera segura y sin peligro de cortarnos.
  • Agua: es conveniente realizar dos lavados con agua una vez que le hemos eliminado toda la suciedad.

 

Normalmente, las cáscaras de los mejillones contienen restos de tierra procedentes del mar, así como pequeños crustáceos pegados en la superficie.

 

Eliminar las impurezas de la cáscara

Antes de cocinar mejillones en cualquier tipo de receta, lo más recomendable es limpiarlos correctamente para eliminar cualquier impureza que pudieran contener. Bien es cierto que hay algunas personas que prefieren no limpiarlos porque aseguran que de esta manera el mejillón guardará todas las propiedades alimenticias que contiene. Aun así, es preferible limpiarlos, por lo que vamos a daros unos consejos para hacerlo correctamente.

Lo primero de todo será eliminar de la superficie de la cáscara los crustáceos que pudieran estar adheridos a ella. Lo más común es emplear un cuchillo con el que tendremos que golpear para que se despeguen y posteriormente raspar la zona para eliminar cualquier resto que pudiese quedar.

Muchas veces, el tener que rascar con un cuchillo conlleva cierto riesgo, ya que se nos puede escapar y provocarnos algún corte en la mano. Por ello, una buena alternativa es la de usar un estropajo de cocina para dejar la cáscara completamente limpia.

Retirar los filamentos

El siguiente paso para dejar limpio el mejillón consistirá en eliminar los filamentos, que muchas veces se encuentran entre las dos cáscaras (llamadas valvas) y que sirven para que el molusco pueda adherirse a las rocas. Para quitarlos, tendremos que ayudarnos de un cuchillo por un lado y de uno de nuestros dedos por otro, aprisionando así estos filamentos y tirando hacia abajo con fuerza para que salgan completamente.

Por último, es conveniente realizar dos lavados con agua para así asegurarnos de que una vez que los vayamos a cocer o cocinar, estarán completamente limpios.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios