Receta de mantequilla casera

Publicado por Cristina Yañez, 22 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo hacer mantequilla en casa

Uno de los productos indispensables en cualquier casa y que la mayoría de las veces compramos ya elaborado es la mantequilla. Perfecta para untar en pan tostado o como ingrediente de algunas recetas, es un alimento fundamental en nuestra gastronomía. Por ello, os vamos a enseñar cómo hacer mantequilla casera, ya que se trata de una elaboración muy sencilla y al alcance de todos, pudiendo añadir cualquier ingrediente que nos guste para dar un sabor único.

LO QUE DEBES SABER...
  • Ingredientes: son realmente fáciles de conseguir, ya que solo necesitaremos nata para montar y sal.
  • Tiempo: en menos de una hora podemos tener lista una deliciosa mantequilla casera, aunque hemos de dejarla enfriar en la nevera.
  • Toque personal: se pueden añadir diferentes tipos de hierbas o especias para que sea una receta exclusiva de cada casa.

 

Al realizar de manera casera la mantequilla, podremos controlar la cantidad de grasa que tendrá, ya que elegiremos nosotros mismos los ingredientes

 

Ingredientes y primeros pasos 

Los ingredientes que necesitaremos para hacer nuestra propia mantequilla casera únicamente serán un litro de nata para montar y sal. Es conveniente que la nata que elijamos tenga, como mínimo, un 35% de materia grasa para que el resultado final sea totalmente óptimo.

Lo primero que tendremos que hacer será verter la nata sobre un recipiente o bol y empezar a batir con las varillas. Lo más adecuado es que lo hagamos con algún tipo de batidora, ya que si llevamos a cabo el proceso manualmente es muy difícil llegar a conseguir la mantequilla perfecta. Una vez que comprobemos que la nata se está montando, tendremos que aumentar la velocidad con la que estamos batiendo, de manera que la nata se corte separándose la parte líquida y la sólida

Conseguir una buena mantequilla casera

El siguiente paso consistirá en colar el resultado para únicamente quedarnos con la parte sólida. Un buen consejo es el de no tirar el líquido que nos sobra, ya que puede valer para otro tipo de recetas.

A continuación, tendremos que lavar con agua la parte sólida con la que nos hemos quedado, presionando bien para que se escurra lo máximo posible y la mantequilla quede compacta. Una vez que el agua salga totalmente limpia, depositaremos la mantequilla sobre un papel de cocina para que absorba toda el agua que haya podido quedar.

Por último, pondremos la mantequilla en un recipiente y le añadiremos la sal. Es el momento también en el que se pueden incluir hierbas aromáticas o especias de nuestro gusto. Una vez que la mantequilla se haya enfriado en la nevera, estará lista para servir.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios