Receta para hacer miel de uvas

Publicado por Cristina Yañez, 22 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo hacer miel de uvas casera

Si sois unos amantes del dulce y sobre todo de la miel, es muy probable que hayáis probado una de sus variedades menos conocidas como es la miel de uvas, deliciosa y con un sabor único que dejará nuestro paladar embriagado durante todo el día. Por ello, os vamos a enseñar la receta para que, la conocieseis o no, podáis prepararla vosotros mismos en casa de una manera muy sencilla y adaptada a vuestros gustos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Usos: se puede consumir untada en pan o como sustitutivo del azúcar en muchas recetas.
  • Sabores: dependiendo de la variedad de uva que elijamos y si le añadimos algún ingrediente más, se pueden conseguir infinidad de sabores.
  • Espesor: dependerá del tiempo de cocción que empleemos a la hora de derretir el azúcar.

 

Al tratarse de una miel elaborada a partir de una fruta como es la uva, aportará todos los beneficios que esta tiene. 

 

Ingredientes y preparación 

Para realizar nuestra miel de uvas casera, los ingredientes que necesitaremos únicamente serán uvas y azúcar. Un kilogramo de cada una de las partes y a ser posible elegir de la fruta las mejores piezas, que presenten un aspecto saludable y de la variedad que más nos guste en función de la dulzura final que queramos que adquiera la miel.

Lo primero que tendremos que hacer será exprimir las uvas con las manos, de la manera tradicional, para posteriormente pasarlas por un colador y quedarnos únicamente con el zumo que desprendan. Por tanto las pipas y las pieles las desecharemos.

A continuación, verteremos todo el zumo en una olla y seguidamente haremos lo mismo con el azúcar, dejándolo reposar alrededor de 10 minutos. Pasado el tiempo lo removeremos todo y lo pondremos a fuego medio.

Seguiremos mezclando con una cuchara de madera hasta que veamos que el azúcar empieza a cristalizarse, momento en el cual subiremos el fuego para que el líquido comience a hervir y el azúcar se derrita creándose una especie de caramelo. Transcurridos 10 minutos, retiraremos la olla del fuego y dejaremos enfriar nuestra mezcla. 

Resultado final y envasado 

Si la textura que hemos conseguido no es la que buscábamos, podemos volver a poner la olla en el fuego durante unos minutos más y dejarla enfriar hasta que tenga el espesor deseado. Otro consejo, por si queremos personalizar nuestra miel de uvas, es añadir a la primera mezcla alguna hierba aromática o una rama de canela dependiendo de los sabores que queramos.

Por último, cuando tengamos el resultado final, lo ideal es envasar la miel en un bote para poder conservarla el tiempo que queramos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos