Preparación del almíbar

Publicado por Covadonga Carrasco, 14 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo hacer almíbar

El almíbar puede aportar el toque ideal a cualquier receta, pero si no se conocen los diferentes puntos podemos acabar destrozándola. Por eso hoy queremos ofreceros los secretos de la preparación del almíbar.

LO QUE DEBES SABER...
  • Puntos: cada receta necesita un tipo de almíbar diferente, por lo que habrá que encontrar el punto exacto.
  • Básico: el almíbar es una receta muy básica. Solo hay que usar agua y azúcar en diversas cantidades para conseguirlo.
  • Solución: si nos hemos pasado del punto deseado podemos arreglarlo añadiendo más o menos agua y azúcar.

 

Lo primero que debemos elaborar es la receta básica del almíbar, y sobre ella iremos después preparando los siguientes puntos.

 

Almíbar básico

Habrá que calcular una parte de agua por dos de azúcar, mezclando los ingredientes en un cazo y removiendo cada cierto tiempo hasta que comience a hervir. En ese momento tendremos que dejar de remover.

Podemos usar el almíbar en ensaladas, salsas, conservas, helados, licores, etc. Pero lo mejor es que a partir de la receta básica podemos conseguir diferentes puntos, para así poder aplicar el almíbar correctamente en cada receta que lo utilicemos.

Liviano

Es el punto en el que el almíbar se prepara dejando hervir el azúcar disuelto en el agua durante un tiempo aproximado de 5 minutos. Este punto es conocido también como punto levadura. Sabremos que está preparado cuando introduciendo una espumadera se forme una fina película que cubra los agujeros.

Hilo flojo

En este caso, según va haciéndose va cambiando de textura siendo cada vez un poco más denso. Para ver si el punto está correcto, con una cuchara sacaremos parte y mojaremos los dedos cuando el almíbar esté un poco más frío, y al juntarlos y separarlos se formará un hilo que se romperá rápidamente.

Hilo fuerte

Es similar al punto anterior, pero el almíbar que conseguiremos será mucho más espeso.

Bolita blanda

En una taza con agua echaremos un poco de almíbar. Si se forma una bolita que al tocarla está blanda y a la que podemos darle forma, habremos conseguido el almíbar perfecto para usar en fondant y caramelos blandos. Para lograrlo tendremos que hervir más tiempo el almíbar.

Bolita dura

Es igual que el anterior pero más consistente. Es utilizado generalmente para hacer caramelos duros.

Punto caramelo

Cogeremos una cuchara y sacaremos el almíbar para verterlo sobre una superficie de mármol o similar. Si la gota queda dura habremos conseguido el punto caramelo, aunque aún no tenga el color deseado. Retiraremos del fuego cuando hayamos conseguido el tono deseado y estará listo para usarlo con pasteles, tartas, flaneras, etc.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos