Cómo leer la etiqueta de los productos de alimentación

Publicado por Covadonga Carrasco, 13 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Entender la etiqueta de los alimentos

A la hora de comprar alimentos necesitamos saber exactamente qué es lo que estamos comiendo, sobre todo porque necesitamos conocer cuáles serán los ingredientes y sustancias que van a repercutir positiva o negativamente en nuestro organismo. De ahí la importancia de conocer la forma de leer la etiqueta de los productos de alimentación.

LO QUE DEBES SABER...
  • Nutrición: es necesario conocer cuáles son los niveles de azúcares, grasas, hidratos de carbono y aporte energético.
  • Alergias: es básico saber los ingredientes de un producto, especialmente si contamos con algún tipo de alergia.
  • “Bajos en”: no siempre estos alimentos presentan las características que se anuncian, por tanto será necesario calcular los niveles.

 

Una de las primeras cosas que debemos conocer es la fecha de caducidad y la manera en la que tenemos que conservar dicho alimento. Obviamente necesitaremos saber también cuáles son los ingredientes que contiene, especialmente si padecemos alguna alergia. De ese modo podremos descartar el alimento si este cuenta con algo que pudiera hacernos daño.

 

Leer el aspecto nutricional del producto

En cuanto al aspecto nutricional del producto, necesitaremos saber, además de los ingredientes, las calorías y los macronutrientes:

- Ración: hay productos cuya ración, la que aparece en el envase, es inferior a la que realmente acabamos consumiendo, por lo que debemos saber cuáles son las cantidades recomendadas que debemos ingerir.

- Kilocalorías o aporte energético: si la ración que consumimos es similar a la del envase la visualizaremos rápidamente, en el caso de que no sea así y lo que queremos es reducir la proporción, tendremos que calcularla en base a las calorías por cada 100 gramos.

- Grasas: debemos calcular el total en base a las grasas por cada 100 gramos, siempre y cuando estas no superen el 30%. Si el producto cuenta con un gran número de grasas saturadas, no resultará demasiado recomendable si queremos cuidar los niveles de colesterol.

- Hidratos de carbono: hay que distinguir entre qué cantidad de hidratos son azúcares, si superan el 10% tampoco será aconsejable.

Los alimentos “bajos en…”

En ocasiones los alimentos son considerados como “bajos en azúcares” o “bajos en sodio”, pero para conocer si esta información es real tendremos que calcularla por cada 100 gramos:

- Alto en sodio: 1 gramo de sal o más por cada 100 gramos.

- Bajo en sodio: 0,25 gramos de sal o menos por cada 100 gramos.

- Alto en azúcar: 10 gramos o más por cada 100 gramos.

- Bajo en azúcar: por debajo de los 2 gramos por cada 100 gramos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos