Hacer caramelo líquido

Publicado por Cristina Yañez, 21 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo conseguir caramelo líquido

Si sois unos amantes de los dulces y sobre todo de los postres, es muy probable que alguna vez os hayáis planteado la posibilidad de hacer caramelo líquido de forma casera para algunas recetas y darles un toque especial. Por ello, vamos a enseñaros los ingredientes necesarios y la forma de hacerlo de una manera muy rápida y sencilla para que en cualquier momento podáis preparar vuestro propio caramelo líquido en casa.

LO QUE DEBES SABER...
  • Ingredientes: muy sencillos, baratos y fáciles de conseguir, por lo que siempre podremos realizar esta receta. Solo necesitamos agua y azúcar.
  • Dificultad: la única dificultad de esta receta se encuentra en que hay que estar atentos para que no se queme el caramelo.
  • Usos: el caramelo líquido se puede emplear para multitud de postres y acompañamiento de repostería.

 

Para conseguir caramelo líquido hay que trabajar con temperaturas muy altas, por lo que debemos tener especial cuidado a la hora de elaborarlo. 

 

Ingredientes y elaboración 

Los ingredientes que necesitamos para hacer caramelo líquido únicamente son agua y azúcar, en unas proporciones que dependerán de la cantidad de caramelo que queramos hacer y el tamaño del molde que vayamos a emplear. Nosotros vamos a daros las medidas aproximadas para un molde estándar de unos 20-30 centímetros de diámetro, por lo que tendremos que usar 200 gramos de azúcar y un vaso lleno de agua.

Lo primero que tendremos que hacer será poner por un lado a calentar el agua y reservarla para más adelante. A continuación, en una sartén o cazo echaremos el azúcar y lo pondremos a calentar a fuego medio para que se vaya derritiendo y se forme el caramelo. No debemos impacientarnos en este paso y tendremos que esperar a que el caramelo se forme poco a poco. 

Conseguir el caramelo líquido 

Una vez que todo el azúcar se haya convertido en caramelo, deberemos tener mucho cuidado para que no se queme y adquiera un sabor amargo. Así que en cuanto veamos que adquiere un tono dorado, tendremos que echar una cucharada del agua hirviendo que teníamos reservada y continuar con todo el vaso cucharada a cucharada para finalmente remover toda la mezcla.

Una vez que se haya creado un caramelo homogéneo, deberemos retirar el recipiente del fuego y dejarlo enfriar hasta que adquiera una temperatura idónea para que podamos probarlo. Hay que tener cuidado, pues el caramelo guarda muy bien el calor y podemos quemarnos si no esperamos suficiente.

El caramelo que no vayamos a usar en ese momento se puede guardar sin ningún problema en la nevera, ya que si lo hemos hecho de forma correcta no se pondrá duro aunque se encuentre en el refrigerador.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios