Consejos para fundir chocolate

Publicado por Covadonga Carrasco, 09 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo fundir chocolate

Cuando nos preparamos para realizar un postre de chocolate, uno de los grandes secretos es sin duda la manera en la que debemos fundirlo. En ocasiones, no hacerlo correctamente puede acabar arruinando nuestra receta.

LO QUE DEBES SABER...
  • Tipos: dependiendo del tipo de chocolate que vayamos a usar tendremos que utilizar un tipo u otro de cacao.
  • Microondas: es una manera rápida de fundir el chocolate sin quemarlo.
  • Baño María: la manera más tradicional de fundir el chocolate.

 

Dependiendo de la receta, el chocolate lo usaremos como ingrediente que formará parte de la masa o la cobertura. En este segundo caso, habrá que fundirlo, algo que no es tan fácil como podría parecer en un principio.

Para cada postre necesitaremos un tipo de chocolate porque también será necesario que tenga una textura determinada.

La manera de fundirlo correctamente es hacerlo al baño María, como modo más tradicional, o en el microondas, que será mucho más rápido. Si lo hacemos directamente al fuego, el chocolate se acabará pegando y dejará un sabor a quemado.

 

Chocolate al baño María

Primero partiremos el chocolate en pedazos y los colocaremos en el interior de un cazo. Después meteremos ese recipiente en uno más grande lleno de agua caliente. De esta manera el chocolate no entrará en contacto directo con el calor y no tendremos problemas para quemarlo.

Chocolate en el microondas

El primer paso será igual que el del chocolate al baño María, lo partiremos en pedacitos y lo meteremos en un bol apto para microondas. Lo calentaremos a potencia media durante 30 segundos repitiendo la operación hasta que consigamos la textura necesaria. Los últimos intervalos tendremos que bajarlos de tiempo a unos 10 segundos.

Los chocolates de cobertura cuando se enfrían quedan crujientes de nuevo por lo que es perfecto para cubrir frutas, hacer virutas de chocolate, etc.

Tipos de chocolate de cobertura

Los chocolates más comunes a la hora de preparar un chocolate de cobertura son:

Chocolate en cobertura: Este tipo de chocolate cuenta con un 30% de manteca de cacao como mínimo y un 55% si es cobertura de chocolate negro.

Chocolate negro superior: Con un 43% de cacao y aproximadamente un 26% de manteca de cacao.

Chocolate amargo: Este sabor se debe a su alto contenido en cacao, aproximadamente un 60%.

Chocolate fondant: Es el que contiene una mezcla más homogénea, un 40% de manteca de cacao y un 40% de pasta de cacao.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos