Cómo hacer salsa holandesa

Publicado por Covadonga Carrasco, 30 Jul 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Hacer salsa holandesa

Las salsas se convierten en el toque más especial de cualquier comida, por eso debemos tener un amplio abanico entre el que elegir para disfrutar aún más de nuestras obras culinarias. Hoy queremos que conozcáis la salsa holandesa, que curiosamente, a pesar de llamarse así, tiene su origen en Francia.

LO QUE DEBES SABER...
  • Ingredientes: mantequilla, huevo, limón o vino blanco y sal.
  • Acompañamiento: es perfecta para acompañar pescados y ensaladas de diferentes tipos.
  • Simple: una salsa muy sencilla y rápida de elaborar de origen francés.

 

Esta salsa resulta especialmente deliciosa con pescados y ensaladas y está elaborada a base de huevo y mantequilla. Resulta muy simple de hacer pero los resultados son excepcionales.

 

Ingredientes para la elaboración de la salsa holandesa

- 200 gr de mantequilla

- 4 yemas de huevo

- Zumo de 1/2 limón o 1 cucharada de vino blanco

- Una pizca de sal

Elaboración de la salsa holandesa

Lo primero que tendremos que hacer es fundir la mantequilla en un cazo e ir retirando poco a poco la espuma que se va formando en la parte superior. Cuando esté completamente desecha, dejaremos que se temple.

Mientras, iremos colocando las yemas en un cuenco para batirlas con unas varillas. Se puede hacer a mano, pero es recomendable hacerlo con las varillas eléctricas.

En el momento en el que comiencen a montarse, añadiremos la mantequilla, pero sin echar el suero que suele quedar en el fondo. Continuaremos batiendo hasta conseguir una salsa fina.

A continuación añadiremos el zumo de ½ limón o, si lo preferimos, una cucharada de vino blanco y un poquito de sal. Todo esto lo haremos sin dejar de batir.

La salsa holandesa estará lista y podremos disfrutarla con el pescado o la ensalada elegida.

A la hora de servirla, la mejor manera es colocarla en una salsera en el centro de la mesa decorada con un poco de pimienta por encima.

Al ser una salsa que lleva huevo, sucede lo mismo que con la mayonesa, puede cortarse si no la preparamos con cuidado, especialmente por las temperaturas. Tiene que estar a una temperatura ni muy fría ni muy caliente durante su elaboración para evitar este desagradable incidente.

En cualquier caso, el resultado de la salsa merece la pena y, una vez que se descubre, se convierte en el acompañamiento imprescindible, sobre todo para los pescados.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos