Cómo hacer queimada

Publicado por Covadonga Carrasco, 26 Jun 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Hacer queimada

La queimada es una de las recetas gallegas que más se preparan en la noche de San Juan y que se mantienen después durante todo el verano. Hoy te enseñamos cómo preparar una deliciosa queimada.

LO QUE DEBES SABER...
  • Conjuro: habrá que recitarlo cuando estemos preparando el último paso de la queimada.
  • Sabor: podremos conseguir que esté más o menos fuerte dependiendo del tiempo que dejemos quemarse el aguardiente.
  • Caliente: es una bebida que tendremos que tomar caliente en cuencos de barro para mantener la temperatura.

 

La queimada no es solamente una bebida, es además magia en todo su esplendor. Hay que prepararla con su conjuro específico que invoca los 4 elementos: el agua, el fuego, la tierra y el aire. Es un rito céltico muy especial que merece la pena preparar de vez en cuando.

 

Dulce y mágica           

Lo primero que tendremos que hacer será colocar en una cazuela de barro cocido específico para la queimada, el aguardiente y el azúcar (aproximadamente unos 150 g por cada litro de aguardiente). Usaremos aproximadamente 2 litros de aguardiente así que utilizaremos también 300 g de azúcar blanco.

Pelaremos dos limones y una naranja y los añadiremos a la cazuela.

En un cucharón colocaremos dos cucharadas de azúcar con un poco de aguardiente y le prendemos fuego, cuando aparezca la llama la acercaremos al recipiente de barro para que comience a arder.

Iremos removiendo la queimada sin llegar al fondo donde se quedará todo el azúcar. Después elevaremos el cucharón muy despacio dejando que suban las llamas y creando cascadas con ellas (todo esto hay que hacerlo con mucho cuidado y precaución).

Más o menos fuerte según el tiempo que la tengamos al fuego

Le añadiremos además unos granos de café, un puñado será suficiente. Así conseguiremos que la queimada tenga un color tostado. Seguiremos removiendo pero levantando un poco el azúcar que hay en el fondo de la cazuela. Debemos tener mucho cuidado para no quemarnos con el cucharón.

Hay que ir dejando que el aguardiente se queme, la llama que surge nos indicará que se está consumiendo el alcohol. Dependiendo de si queremos que la queimada sea más o menos fuerte, podemos esperar a que el fuego queme todo el alcohol o apagarlo antes.

Cuando esté lista la serviremos en cuencos de barro para que se mantenga la temperatura, porque debe tomarse caliente.

Recordad que el conjuro hay que recitarlo en el último paso de la receta.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos