Cómo limpiar caracoles

Publicado por Covadonga Carrasco, 27 May 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Limpiar caracoles para cocinar

Son muchas las formas de limpiar caracoles; sin embargo, muchas de ellas no son las más recomendables. Hoy queremos que sepas cuál es la mejor manera de hacerlo para cocinarlos y después disfrutarlos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Precocidos: si os da un poco de asco o no tenéis tiempo de limpiarlos, también podéis comprar los caracoles en lata.
  • Agua: muchas veces basta únicamente con limpiarlos con agua para no estropearlos, aunque tardaremos algo más de tiempo.
  • Técnicas: son múltiples. La más común, aunque quizá no la más recomendable, es hacerlo con vinagre y sal.

 

Podemos encontrar muchas fórmulas para limpiar los caracoles. Algunas de ellas recomiendan que se haga purgándolos con sal, con vinagre e incluso mezclándolos con limón y vinagre. Todas ellas son fórmulas muy agresivas a las que los caracoles reaccionan segregando aún más baba hasta que se agotan, y finalmente el aspecto del caracol es flaco y mustio.

 

Agua, vinagre y sal

El procedimiento para limpiar caracoles puede resultar mucho más sencillo si simplemente los lavamos con agua abundante en varias ocasiones para cocinarlos después.

Si de todos modos queréis probar las técnicas más tradicionales que os comentábamos antes, podéis hacerlo colocando en un barreño los caracoles con un pequeño agujerito en la concha del animal y añadiendo tres puñados de sal gorda por cada sesenta caracoles.

A continuación, se añadirá un vaso de vinagre y otro de agua tibia y se dejarán unas horas, removiéndolos cada cierto tiempo para que suelten bien toda la arenilla y la baba que pudiera quedar.

Después tendremos que tirar esa agua y llenar de nuevo el barreño con agua fría las veces que sea necesario hasta que veamos que ya no queda ni rastro de la baba.

Caracoles precocinados

Cuando estén listos, los iremos colocando uno por uno en una cazuela, observando si aún están vivos, pues los que no lo estén habrá que tirarlos.

Es un proceso algo pesado que nos llevará tiempo, así que si no os apetece hacerlo así o si os da algo de asco, también existen caracoles en lata que ya están limpios y purgados y que además vienen precocidos, aunque el precio aumenta notablemente.

Como veis, hay soluciones para todos los gustos. Podéis probar las dos técnicas que os hemos comentado: por un lado la de limpiarlos únicamente con el agua y por otro la de hacerlo con sal y vinagre. Dependiendo del resultado, la próxima vez podéis elegir la técnica que más os convenga.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos