Hacer tomate frito casero

Publicado por Marta Leal, 24 May 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Salsa de tomate casera

La mayoría de las personas estamos de acuerdo cuando decimos que todas las recetas elaboradas en casa están mucho más ricas que si las compramos ya hechas en el supermercado. Esto ocurre por ejemplo con el tomate frito, que no tiene nada que ver el que compramos en las tiendas con el que podemos cocinar de forma casera.

LO QUE DEBES SABER...
  • Ingredientes esenciales: tomate, sal, azúcar y aceite de oliva. Para otras recetas se pueden añadir más ingredientes.
  • Tomates: lo mejor es que estén bastante maduros para poder aplastarlos con facilidad y que la salsa quede con más gusto.
  • Consejo: hacer el tomate frito en una olla profunda para no manchar demasiado la cocina al cocer.

 

Es cierto que hacer estas comidas nos quita mucho tiempo y es más cómodo comprarlas ya preparadas, pero en algunos casos es mejor invertir este tiempo en recetas más sanas. La salsa de tomate se puede utilizar para muchos menús, como por ejemplo para hacer pasta, huevos, pescado, carne, patatas, etc.

 

La forma sencilla de hacer tomate frito

Necesitaremos: dos kilos de tomates maduros, dos cucharaditas de sal, cuatro cucharaditas de azúcar y un vaso de aceite de oliva virgen extra.

Lo primero será lavar muy bien los tomates y partirlos en trozos grandes. Una vez hecho esto, pondremos en una olla profunda el aceite a fuego fuerte y echaremos los tomates. Cuando empiece a cocer bajaremos el fuego y echaremos la sal y el azúcar. Debemos remover la mezcla continuamente durante diez minutos y aplastar poco a poco los tomates para que suelten el agua y esta acabe evaporándose por completo.

Cuando tengamos la salsa lista, utilizaremos un pasapurés para eliminar todas las pieles del tomate. Con esto habremos terminado nuestra receta de tomate frito tradicional.

Otra receta más elaborada

Necesitaremos: dos kilos de tomates, cuatro zanahorias, una cebolla, dos dientes de ajo, aceite de oliva virgen extra, una cucharadita de sal y una cucharada sopera de azúcar.

En una olla profunda echaremos el aceite de oliva, la cebolla y las zanahorias troceadas para que empiecen a freírse. Mientras, pelaremos y lavaremos los tomates, para añadirlos en trozos a la olla con la sal y el azúcar. Aplastaremos todo un poco y pondremos el fuego fuerte hasta que rompa a hervir. Será entonces cuando lo podremos bajar y lo dejaremos cocer unos cuarenta minutos aproximadamente. Es muy importante ir removiendo para que la salsa no se pegue en el fondo de la olla. Esperaremos a que la mezcla reduzca y después la pasaremos por la batidora para que quede una salsa homogénea.

Para conservar el tomate frito lo pondremos en botes de cristal y los cerraremos bien. Herviremos los botes al baño María unos veinte minutos y una vez se hayan enfriado podremos guardarlos sin problema para consumirlos más adelante.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios