Hacer pasta fresca casera

Publicado por Covadonga Carrasco, 24 Abr 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Hacer pasta fresca en casa

No hay nada mejor que elaborar nuestros propios alimentos para preparar recetas excepcionales, esto es lo que sucede con la pasta por ejemplo. Por eso hoy vamos a enseñaros cómo hacer pasta fresca casera.

LO QUE DEBES SABER...
  • Amasar: tendremos que hacerlo a mano con un buen rodillo de madera y mucha fuerza.
  • Cortar: si no tenemos una máquina para cortar pasta debemos usar un cuchillo o un cortapastas manual.
  • Reposo: es muy importante que dejemos reposar la masa el tiempo necesario.

 

Para hacer pasta fresca, además de ganas de hacerla, necesitaremos tiempo, ya que cuenta con un proceso de elaboración que, aunque sencillo, nos llevará bastantes horas.

 

Los ingredientes

Si bien es cierto que las pastas que encontramos en los supermercados son buenas, en ocasiones hay recetas para las que merece la pena que pasemos un rato en la cocina preparando pasta fresca casera.

Los ingredientes que necesitaremos para elaborar la pasta fresca serán:

- 300 g de harina

- ½ cucharadita de sal

- 3 huevos grandes

- 2 cucharadas de aceite de oliva

Elaboración de la pasta fresca casera

Lo primero que habrá que hacer es un volcán de harina sobre la mesa y añadir media cucharadita de sal. Después, en el centro, añadiremos los huevos batidos con el aceite y comenzaremos a amasar a mano.

Tendremos que hacerlo durante al menos 10 minutos con movimientos continuados hasta que la masa se convierta en elástica. Si tenemos un robot de cocina lo podemos hacer con él.

Habrá que ir añadiendo harina sobre la mesa cada cierto tiempo si notamos que la masa la va necesitando. Si vemos que queda demasiado dura podemos añadir un poco de agua fría.

Si queremos darle color podemos añadir un poco de tomate a la masa. Cuando esté lista la dejaremos reposar al menos una hora y la taparemos con un cuenco de cristal.

Cuando haya reposado lo suficiente tendremos que estirarla, para ello necesitaremos un buen rodillo y una mesa amplia.

Cortaremos la masa en porciones y volveremos a estirar con el rodillo añadiendo harina para hacerlo con más facilidad. El grosor de la pasta ha de ser aproximadamente de menos de un milímetro. Dejaremos reposar las láminas de masa espolvoreadas con harina tapadas con un trapo unos 30 minutos.

Cuando la pasta haya reposado lo suficiente, la cortaremos con un cortapastas o un cuchillo dándole la forma que queramos. Una vez cortada, la dejaremos reposar para que se seque y después la pondremos a cocer en agua con sal.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios