Hacer yogur sin yogurtera

Publicado por Cristina Yañez, 15 Abr 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Yogur casero

El yogur se ha convertido en uno de los alimentos básicos de nuestra dieta, y es que nos aporta vitaminas y minerales esenciales para el organismo y ayuda a activar la flora intestinal, facilitando así la digestión. Lo que mucha gente no sabe es que realizar nuestros propios yogures caseros, es mucho más fácil de lo que parece.

LO QUE DEBES SABER...
  • Fácil y barato: los yogures caseros son una alternativa económica a los yogures tradicionales y además muy sencillos de preparar.
  • Calorías: elige el aporte calórico que quieres que tenga tu yogur, seleccionando el tipo de leche para su elaboración.
  • Sabores: puedes añadirle fruta, chocolate, galleta, canela... y hacer yogures personalizados.

 

Para elaborar nuestro yogur casero, solo es necesario un litro de leche y un yogur natural. Si queremos obtener un alimento totalmente biológico, podemos sustituir el yogur por las bacterias lactobacillus que son las causantes de la fermentación ácida de la leche convirtiéndola en yogur y se venden en algunas farmacias por encargo.

 

Cómo hacer nuestros yogures

Ingredientes:

- 1 l de leche

- 1 yogur o fermentos de yogur (bacterias lactobacillus)

Lo primero que debemos hacer es calentar la leche a fuego lento, debemos retirarla antes de que empiece a hervir, cuando se encuentre a unos 40 ºC aproximadamente. Si no tenemos un termómetro de cocina, la temperatura será perfecta cuando podamos introducir el dedo sin molestias ni quemaduras.

En ese momento mezclaremos 4 o 5 cucharadas de leche con el yogur y cuando la mezcla sea homogénea la añadiremos al resto de la leche. Si hemos preferido hacerlo con las bacterias deberemos preguntar en la farmacia la cantidad recomendada para un litro de leche.

Después pondremos la mezcla en uno o varios recipientes herméticos.

El siguiente paso será dejar nuestra mezcla fermentando, sin moverla y tapada, en un lugar cálido durante al menos 8 horas. Una vez transcurrido este tiempo, introduciremos la mezcla de yogur en el frigorífico.

También podemos ayudarnos del horno para fermentar nuestro yogur. Lo calentaremos a 50 ºC durante unos minutos y una vez apagado meteremos el recipiente con la mezcla. Cuando haya transcurrido el tiempo recomendado (8 horas), sacaremos el recipiente y lo introduciremos en el frigorífico durante 4 horas más aproximadamente.

Podemos repetir la operación utilizando uno de nuestros yogures caseros que hemos preparado, en lugar de volver a comprar otro natural en el supermercado.

Para todos los gustos

Ahora que tienes la receta del yogur natural clásico, puedes innovar y reinterpretarla adaptándola a tus gustos o preferencias. Puedes añadir fruta o pepitas de chocolate a la leche antes de la fermentación para hacer yogures de sabores. O sustituir el yogur y la leche de vaca por una variante de soja y así tendrás un alimento 100% vegano

Como ves, la receta es muy sencilla de preparar y te asegurarás tener siempre yogur natural sano y casero en el frigorífico.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos