Cómo lavar las verduras

Publicado por Cristina Yáñez, 02 Ene 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Lavar las verduras

Muchas veces, por las prisas o despistes, no lavamos bien las frutas y verduras antes de comerlas y esto puede ocasionar que alguna bacteria dañe nuestro organismo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Lavar las verduras: no siempre adquirimos alimentos que están totalmente desinfectados, las verduras pueden estar contanimadas de pesticidas y gérmenes.
  • Utensilios: lo primero es desinfectar con agua y jabón todos los utensilios de cocina que vamos a utilizar.
  • Productos desinfectantes: basta con usar vinagre o algún producto con acción bactericida que podemos encontrar en el mercado.

 

Por ello es muy importante mantener la higiene en la cocina, tanto con los alimentos como con nosotros mismos a la hora de manipularlos.

 

¿Por qué es necesario?

Todos los alimentos que proceden de la tierra pueden estar contaminados de pesticidas, gérmenes y suciedad. Incluso pueden haberse regado con aguas residuales.

Lo primero que hay que hacer para evitar consumir alimentos en mal estado es comprar siempre productos de calidad en lugares de garantía. Puede que sean algo más caros que en otros sitios, pero no hay que jugar con nuestra salud.

Aunque estemos seguros de que adquirimos alimentos 100% desinfectados, antes de consumirlos es necesario lavarlos correctamente. Sobre todo si van a utilizarse para preparar ensaladas o platos más bien crudos como al vapor o en tempura.

Cuál es el mejor método

Antes de nada hay que lavarse las manos uno mismo con agua y jabón y también todos los utensilios que se van a utilizar como los cuchillos, tabla de cortar, el fregadero, etc. Podemos usar incluso de vez en cuando un poco de lejía para desinfectar perfectamente.

Lo recomendable es lavar todas las verduras enteras y sin pelar bajo el chorro de agua. Si las pelamos antes corremos el riesgo de que los gérmenes pasen al interior del alimento. Además no es bueno dejarlas sumergidas en agua por la misma razón.

Después podemos ponerlas en remojo con vinagre (un vaso por cada litro de agua) o algún otro producto desinfectante con acción bactericida que venden en los supermercados. Eso sí, después de usar estos productos hay que aclarar las verduras para eliminar cualquier resto de sabor u olor.

Las verduras como lechugas o escarolas, que tienen hojas, hay que lavarlas desechando primero las hojas exteriores y las que puedan estar en mal estado. Se lavan bajo el grifo hoja por hoja y una vez cortadas se vuelven a enjuagar.

Las patatas y otros alimentos que tienen bastante tierra es necesario cepillarlos a la vez que los lavamos bajo el chorro de agua.

Las hierbas aromáticas también es necesario lavarlas cuidadosamente, así como otras verduras de hojas pequeñas.

Cuando compramos una ensalada ya envasada, lo mejor es hacer un pequeño lavado para asegurarnos de que todo está desinfectado.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde Facebook nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su nombre será publicado junto a su comentario

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.