Cómo hacer una buena fabada asturiana

Publicado por Covadonga Carrasco, 07 Sep 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Fabada asturiana

La fabada asturiana es uno de los platos más populares y más deliciosos que podemos encontrar en la gastronomía española. Un plato contundente que, a pesar de lo que se pueda pensar, es posible disfrutarlo en cualquier época del año. Hoy queremos hacer un pequeño homenaje al Día de Asturias (8 septiembre).

LO QUE DEBES SABER...
  • Preparación: hay que dejar las fabes en remojo al menos 12 horas.
  • Ingredientes: fabes, chorizo, morcilla, lacón, tocino, cebolla, laurel, azafrán, perejil y sal.
  • Truco: no remuevas con una cuchara, solo menea la olla para que las fabes no se rompan.

 

La fabada asturiana, como sucede con la mayoría de recetas tradicionales de las diferentes Comunidades Autónomas, tiene su origen en épocas en las que los ciudadanos pasaban hambre y tenían que buscar maneras de llenar su estómago al mismo tiempo que contar con calorías extra para calentarse durante el invierno.

Se cree que la fabada asturiana tiene su origen en Asturias en el siglo XVII, aunque no hay ningún documento que así lo acredite. Lo curioso de este plato es que a pesar de ser uno de los más populares de nuestra gastronomía no tiene presencia histórica ni en libros ni en documentos, como sucede por ejemplo en una obra literaria de la importancia de La Regenta, en la que a pesar de hacer una descripción minuciosa de Asturias y de sus costumbres no se menciona este plato.

 

Ingredientes para la elaboración de una fabada asturiana

  • ½ kg. de fabes
  • Un chorizo
  • Una morcilla
  • ¼ kg. de lacón
  • ¼ kg. de tocino
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • Laurel
  • Azafrán
  • Sal

Elaboración de la fabada asturiana

Antes de comenzar con la elaboración de la fabada asturiana tendremos que tener las fabes en remojo al menos durante 12 horas. Una vez pasado este tiempo se escurren y se dejan reservadas. Cogeremos una olla y echaremos en el interior la carne, los dientes de ajo que habremos picado previamente, el laurel, las fabes y la cebolla pelada pero de una pieza.

Lo cubrimos todo con agua fría (podemos usar el agua de ponerlas en remojo) y lo colocamos en el fuego hasta que comience a hervir. Será entonces cuando bajemos la intensidad del fuego para que se vaya haciendo lentamente durante dos horas o dos horas y media. Cada cierto tiempo iremos echando un poco de agua fría y el azafrán. Añadiremos también la sal. Hay que ir quitando poco a poco la espuma que vaya saliendo.

Para evitar que las fabes se rompan mientras las estamos cocinando habrá que dejar de lado las cucharas de madera y tendremos que moverlas únicamente meneando la olla.

Como veréis, la elaboración de la fabada asturiana es sencilla, pero sobre todo tiene con unos resultados exquisitos que harán las delicias de todos los que se sienten a nuestra mesa.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos