Cómo hacer que los niños coman verduras

Publicado por Covadonga Carrasco, 22 Ago 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Niños y verduras

La hora de la comida puede convertirse en una auténtica lucha con los niños, más aún si lo que encuentran en el plato son verduras. Hoy queremos daros algunos trucos para que la hora de la comida no se convierta en algo interminable.

LO QUE DEBES SABER...
  • Colores: diseñar platos atractivos y llenos de color, haciendo formas divertidas junto a ellos. Juega con ellos en brochetas, pizzas o tartaletas.
  • Camuflaje: introducir las verduras en sus platos favoritos. Hacer purés camuflando el sabor o añadir verduras a pastas y lasañas.
  • Premios: ofrecer un premio cuando terminen de comer el plato de verdura, como por ejemplo el postre que más les guste.

 

Las verduras son uno de los alimentos más sanos que existen y por tanto han de convertirse en imprescindibles en nuestra dieta, pero más aún en la dieta de los más pequeños de la casa, que necesitan mayor cantidad de nutrientes para que su crecimiento sea rápido y sano.

Sin embargo, los niños no son de la misma opinión y suelen tener un rechazo absoluto frente a los vegetales. Son pocos los niños que no ponen problemas a la hora de comer verduras, así que no queda otro remedio que recurrir a los trucos para no tener que pelear con ellos cuando llega la hora de ponerles el plato sobre la mesa.

 

Camufla las verduras en los platos que más les gustan

Una de las maneras más sencillas de hacer que los niños coman verduras es camuflarlas con otros alimentos que les gusten mucho. Una buena forma es introducirlas en pizzas, lasaña o pasta en general. Seguro que no ponen ningún problema.

También puedes ocultarlas echando algún tipo de salsa (que sea baja en calorías) para que no sientan que están comiendo verduras. O hacer puré con ellas, a veces así es más sencillo que coman una buena mezcla de nutrientes. En los purés podemos camuflar el sabor con quesitos, nata o incluso pollo picado.

Otra forma que suele funcionar es cocinar un plato de verduras poniendo un premio al final: “Si te comes el plato entero, después podrás comer…” si se les ofrece un postre de los que más les gustan seguro que aceptan comer su plato de verduras. También puedes recompensarles con un juego, una película, salir al parque, etc.

Hacer atractivos los platos de verduras

Hay que comenzar a acostumbrarles desde que son muy pequeños a que coman frutas y verduras, y la mejor manera es dar ejemplo en casa. Si los niños ven que sus padres comen verduras a menudo y que además disfrutan de ellas, les provocará curiosidad y acabarán gustándoles.

Otra manera de hacer atractivo un plato de verduras es crear formas divertidas con ellas, como dibujar caras, llenar el plato de color, etc. Las cosas llamativas siempre les gustan más que los platos aburridos. Así que podéis hacer tartaletas de verdura o incluso brochetas, con trocitos de pollo intercalados.

Si los pequeños se oponen a comerlas, lo recomendable es empezar a darles verduras con sabor sueve y en pequeñas cantidades, a modo de guarnición, y poco a poco ir haciendo que se acostumbren a ellas. Será costoso pero seguro que al final hay una cuantas que les acaban gustando de verdad.

En ningún caso hemos de plantear la hora de la comida como algo negativo cuando hay un plato de verduras. Si los niños perciben que sabemos que nos costará hacer que coman se pondrán mucho más cabezones.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios