Cenas frías y sanas para el verano

Publicado por Covadonga Carrasco, 08 Ago 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cenas frías y ligeras

El verano es una de esas épocas del año en las que parece que apetece cuidarse mucho más que durante el invierno. Además la necesidad de calorías es mucho menor, lo que nos permite preparar cenas frías y mucho más sanas que el resto el año.

LO QUE DEBES SABER...
  • Salsas para ensalada: vinagreta (vinagre, aceite, sal y lo que quieras añadir: limón, hierbas aromáticas, aceitunas o pimientos troceados, mostaza,...) o salsa de yogur (yogur, medio limón exprimido, dos cucharadas de aceite, sal y pimienta).
  • Cremas y sopas: a diferencia del invierno podemos tomarlas frías. Serán igual de sanas pero nos ayudarán a combatir el calor. 
  • Calorías: durante el verano necesitamos menos calorías y podemos cenar más ligero. Es una época perfecta para cuidarnos y comer más sano.
  • Recetas de verano: gazpacho, salmorejo, sopa de pepino, sopa de melón con jamón y, por supuesto, mucha fruta.

 

Durante la época estival es muy frecuente pasar más tiempo fuera de casa, lo que no nos permite dedicar demasiado tiempo a la cocina. Además tampoco apetece mucho encender los fogones y pasar más calor del necesario.

Por este motivo resulta perfecto pensar en recetas frías y ligeras que además de ser sanas son fáciles y rápidas de hacer.

 

Sopas frías y cremas para el verano

Las sopas y los purés o cremas que tanto nos gustan durante el invierno también son posibles durante el verano, eso sí, tomándolas a otra temperatura, frías. Las variaciones son muy leves y la cantidad de nutrientes igual de importante que las que consumimos en invierno.

El gazpacho o el salmorejo son un buen ejemplo. Podemos preparar una buena cantidad y dejarla dentro del frigorífico para disfrutarlos bien fresquitos en el momento que nos apetezca y así refrescarnos y alimentarnos. Ambas son recetas típicas de la dieta mediterránea y sus ingredientes son sanos y nutritivos, lo que nos servirá además para cuidar nuestra línea.

Una sopa de pepino o una de melón con jamón son otras de las variedades de sopas frías y sanas que podemos disfrutar durante el verano.

Las ensaladas un clásico de la época estival

Las ensaladas son otro clásico de las cenas veraniegas. Su variedad es infinita y solo hay que tener un poco de imaginación para que nunca nos cansemos de ellas.

Con piña, manzana, maíz, atún o aguacate, las ensaladas regadas además con algún tipo de salsa casera o comprada ya hecha en el supermercado, son fáciles de hacer y probablemente el plato más sano y más ligero que podemos disfrutar durante la cena.

Entre las salsas caseras que podemos realizar una de las más fáciles es la vinagreta, basta con batir una porción de vinagre por cada tres de aceite de oliva virgen y añadir una pizca de sal. A ella se le puede añadir todo lo que nos imaginemos y nos guste, como limón, tomate, hierbas aromáticas, aceitunas o pimientos troceados, mostaza, etc.

Si prefieres otro tipo de salsa, te recomendamos la de yogur, deliciosa y cremosa. Para realizarla mezcla el yogur con medio limón exprimido, dos cucharadas de aceite de oliva virgen y añade sal y pimienta a la mezca.

Las frutas y las verduras son además los ingredientes básicos para este tipo de cenas ligeras y sanas.

Cuidar de nuestra salud durante el verano es mucho más fácil de lo que pensamos y además tremendamente sabroso.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios