Descubre los beneficios del kéfir en otoño e invierno

Publicado por canalHOGAR, 25 Oct 2016

Kéfir, un probiótico con grandes beneficios para la salud (Fuente: tiendakefir)

Aunque nunca hayas probado el kéfir, seguramente tengas una idea de lo que es. Mucha gente piensa que es un yogur pero, aunque al igual que éste es una leche fermentada, el sabor no es igual ni tampoco los fermentos que transforman la leche. Si has decidido incluir el kéfir en tu dieta, te interesará descubrir todos los beneficios que tiene en otoño e invierno. 

El kéfir tiene un pronunciado sabor ácido derivado de la fermentación de la lactosa provocada por los gránulos del kéfir. Gracias a su composición, el kéfir ha demostrado una actividad antibacteriana importante, algo que sirve para reformar la función inmune del organismo.

Debido a sus múltiples beneficios, los estudios sobre el kéfir han aumentado en los últimos años. Una de las conclusiones de estas investigaciones se refiere a que el consumo del kéfir proporciona mejores resultados durante los meses de otoño e invierno, temporada en la que somos más propensos a los catarros y las infecciones respiratorias, sobre todo.

La función probiótica del kéfir

El kéfir contiene microorganismos vivos y por lo tanto, su consumo aporta grandes beneficios para la salud, más allá de los meramente nutricionales. Uno de ellos es la actuación en una o varias de las funciones principales de la flora intestinal al digerirse. El kéfir es resistente a la colonización de la flora intestinal por microorganismos patógenos, modula el sistema de defensas y es un aporte nutricional.

Según un estudio realizado por investigadores del Departamento de Inmunología, Microbiología y Parasitología de la Universidad del País Vasco y el Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias, el kéfir es aconsejable contra distintas cepas patógenas por sus propiedades antibacterianas y antifúngicas, como Salmonella, Helicobacter, Shigella, E. coli, Enterobacter aerogenes y contra hongos como Candida albicans.

 

 

Además de tomar el kéfir como bebida, también se puede mezclar con distintos alimentos, a los cuales confiere su toque ácido tan particular, como batidos, macedonias de frutas, cremas o sopas con hortalizas.

Elaboración artesanal del kéfir

El kéfir no admite procesos industriales y se debe elaborar de forma artesanal. Lo ideal es utilizar una leche fresca, mejor pasteurizada y no esterilizada. Una vez que disponemos de los gránulos de kéfir, colocamos en un recipiente de cristal con cierre hermético una cantidad equivalente al tamaño de un limón y tres cuartos de litro de leche fresca pasteurizada. Lo dejamos reposar durante 24 horas en la parte menos fría de la nevera.

Después, lo colamos y podremos utilizarlo como una bebida, mezclado con otros alimentos o como un ingrediente para otras recetas.

Si lo dejamos otras 24 horas más, la bebida cogerá un sabor más intenso, ácido y astringente. Enjuagamos el tarro, ponemos más leche y, de nuevo, los nódulos de kéfir. Con el paso de los días, los nódulos de kéfir irán aumentando de tamaño al multiplicarse estas operaciones ya que es un organismo vivo.

Puedes completar tu dieta diaria con los beneficios que te ofrece el kéfir en otoño e invierno y así disminuir los resfriados, entre otras dolencias que suelen aparecer en esta época del año. Aunque si realmente quieres estar 100% protegido, no dudes en confiar en los Seguros MAPFRE Salud que te ofrecen las coberturas y los especialistas que necesites en cada momento. 



Linkedin Google Email WhatsApp

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios