Tras una reforma salen grietas, ¿es normal?

Publicado por CanalHOGAR, 29 Mar 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Tras una reforma salen grietas, ¿es normal?

Tras una reforma salen grietas, ¿es normal? La aparición de fisuras en las paredes de nuestra vivienda nos alarma. Sin embargo, es importante saber que no todas las grietas son peligrosas ni tienen por qué implicar defectos graves. Lo mejor es aprender a identificarlas y reconocer sus causas. 

La aparición de grietas o fisuras en las paredes de un edificio es algo bastante habitual, mas no por eso debemos tomarlo a la ligera. Aunque, en la mayoría de las ocasiones, no tienen mayor importancia que su carácter anti-estético, si tras una reforma salen grietas esto puede darnos la pista para sospechar que la obra no ha sido ejecutada de la forma adecuada.

Para empezar a valorar los motivos y la relevancia de una grieta, hemos de diferenciar éstas de las fisuras. La fisuras son aberturas que afectan únicamente a la superficie el elemento o a su acabado, por lo que no son síntoma de daños estructurales, mientras que las grietas abren un hueco que afecta tanto al revestimiento (al yeso de enlucido o a la pintura) como el muro en sí mismo (ladrillo, hormigos, etc.).

Si la reforma la estamos realizando en un edificio de nueva construcción (con una antigüedad de menos de 10 años), las grietas o fisuras pueden estar provocadas por lo que se conoce como el asentamiento del edificio. Al recibir el peso de la edificación, el suelo que está bajo ella se mueve y compacta. Cuando dicho movimiento no se reparte por igual en todos los puntos de la cimentación del edificio, aparecerán fisuras y grietas en las paredes. Si son finas, podemos cubrirlas y observar qué sucede. En caso de que sean de asentamiento, no deberían volver a aparecer.

En el caso de reformas que suponen la construcción de nuevos muros, la aparición de grietas o fisuras pueden ponernos sobre la pista de que la planificación, los materiales o la ejecución de la obra no han sido tan correctos como deberían.

A nivel de planificación, uniones constructivas mal resueltas -o, lo que es lo mismo, no prever cómo actuará la estructura en los puntos de unión entre vigas y pilares o vigas y forjados- pueden ser el desencadenante de grietas y fisuras.

En lo que se refiere a los materiales, la clave para evitar grietas y fisuras está en elegir los más adecuados en función del clima de la zona en que vivimos y los de mejor calidad. 

Cuando lo que hemos reformado son muros exteriores que están expuestos a las inclemencias del tiempo (lluvia, viento, nieve…), en función de cómo sea el clima de la zona de construcción se debe sopesar la porosidad y elasticidad de los materiales que se van a utilizar. En áreas húmedas, si empleamos materiales porosos, éstos acumularán gran cantidad de agua -tanto de forma directa como en puntos concretos como juntas, esquinas…- hinchándose al absorberla y contrayéndose al secarse. Si lo habitual en nuestra zona es que haya fuertes cambios de temperatura -de invierno a verano o del día a la noche-, necesitaremos materiales más elásticos para que las dilataciones y contracciones térmicas no ocasiones grietas.

¡Y no perdamos de vista la calidad! Morteros, yesos y otros materiales para acabados, si son de mala calidad, tendrán un peor secado y menos capacidad elástica, lo que, como resultado provocará más fisuras en las paredes y esquinas.

Finalmente, las grietas que salen tras una reforma, pueden deberse a una mala ejecución del proyecto. Los errores y fallos en la ejecución pueden tener orígenes diversos. Los más comunes son una defectuosa unión entre ladrillos o no mojarlos antes de colocarlos, la falta de seguimiento del proceso de secado del hormigón o no garantizar el ángulo de 90 grados en las esquinas.

Si quieres garantizarte que tu reforma la harán los mejores profesionales, y tienes un Seguro del Hogar MAPFRE, ¡confía en nosotros! Ponemos a tu disposición los profesionales idóneos para realizar los trabajos solicitados y a unas tarifas especiales.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos