Cómo aislar una buhardilla

Publicado por Luis Bermejo, 25 Feb 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Consejos para el aislamiento de buhardillas

En las casas unifamiliares y chalés se suelen aprovechar las buhardillas para hacer otras estancias. Si no tenemos bien aislado el techo, será una de las zonas por donde más calor perdamos, por lo que un buen aislamiento será imprescindible.

LO QUE DEBES SABER...
  • Aislamiento: el calor tiende a subir, por eso es muy importante un buen aislamiento del techo de la buhardilla, que es prácticamente el tejado.
  • Temperatura: el tejado no solo nos aísla en invierno sino también en verano. Un buen aislante puede bajar o mantener la temperatura interior unos grados.
  • Materiales: debemos comprar el aislante más ligero del mercado y que sea fino.

Vamos a ver cómo hacer un aislamiento fácil y rápido de la buhardilla sin necesidad de complicadas obras.

 

Tomar medidas y montar la estructura

Primero mediremos la superficie a cubrir y añadiremos un 20 % más a la hora de comprar el aislante. Para este tipo de trabajo usaremos un aislante fino y que pese poco, viene en rollos y está compuesto por 3-4 capas de aislamiento finas.

Para fijarlo al techo usaremos rastreles de madera. Prepararemos los rastreles haciéndoles agujeros previamente, que servirán para fijarlos al techo. Ahora los presentaremos en el techo y usaremos los agujeros como guía para marcar los puntos en el techo, donde después taladraremos y pondremos tacos de plástico para sujetarlos. Primero los fijaremos al contorno del techo pegado a las paredes, y luego iremos preparando rastreles verticales con una separación de unos 50 centímetros.

Fijar el aislante a la pared 

Una vez tengamos montada la estructura de rastreles, con una grapadora iremos sujetando el aislante a los mismos. Empezaremos por una esquina y, dejando unos 10 centímetros sobrantes por la parte de la pared, iremos haciendo tramo a tramo. Después de fijar el aislante, con cinta de aluminio taparemos las juntas entre las tiras para asegurarnos de que no se escapa nada de calor. Finalmente, cortaremos los sobrantes en las paredes con un cúter bien afilado, podemos usar si queremos un rastrel o listón de madera como regla. 

¡Listo! Ya tendremos nuestro techo bien aislado del frío. Si queremos, se puede poner un revestimiento encima del aislante para que el techo quede más decorado.

 

Si quieres recibir consejos como estos y otros muchos más, el boletín de canalHOGAR es para ti. ¿A qué esperas para suscribirte?



Comentarios (1)

cristinalpez354 comento el 25/02/2015 a las 12:06

Cuánta razón tiene el artículo sobre las buhardillas, es totalmente cierto que se trata de la habitación donde más calor se pierde. En la casa de mi abuela era así, pero después la remodelaron, e instalaron un aislante, como el del texto, y ya no pasamos ni tanto frío ni tanto calor.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios