Aislamiento con espuma de poliuretano

Publicado por Luis Bermejo, 15 Ene 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo aislar con espuma de poliuretano

La espuma de poliuretano es uno de los mejores materiales aislantes que existen, ya que aísla térmica y sonoramente, fija, rellena y, además, es barata y fácil de aplicar. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Tamaño: la espuma de poliuretano, conforme va secando, aumenta su volumen hasta en un 100 %. Hay que tenerlo en cuenta a la hora de aplicarla.
  • Adherencia: tiene gran poder de adherencia, por lo que habrá que evitar los goteos, ya que luego será muy difícil limpiarlos.
  • Seguridad: usaremos guantes de protección, al fin y al cabo es un producto químico.

Últimamente, la espuma de poliuretano se ha hecho muy popular, principalmente porque se puede encontrar en los comercios de bricolaje en forma de espray y su aplicación es fácil, rápida y cómoda usando solo una boquilla. Podemos aplicarla como aislamiento, relleno, o incluso para fijar tuberías o marcos de madera.

 

Aislar paredes con espuma de poliuretano

Para aislar con espuma de poliuretano tenemos que inyectarla en el interior de la pared. Hay que tener en cuenta que la espuma aumenta su volumen en un 100 %, por lo que tendremos que dejar un agujero de alivio para que salga el sobrante. Lo correcto es ir aislando por secciones, con un agujero de entrada y otro de salida, dejar que aumente de volumen y continuar. 

Otra manera es por proyección, es decir, se proyecta una cantidad sobre la pared o techo, pero en este caso la espuma quedará a la vista una vez seca. Suele emplearse en naves y locales. El único problema es que para proyectar la espuma hace falta una máquina especial y no podremos hacerlo nosotros mismos, necesitaremos contratar a unos especialistas.

Rellenar y fijar marcos de madera

Otro uso muy útil de la espuma de poliuretano en bricolaje doméstico es el de rellenar y fijar marcos de madera. Como relleno, hay que tener la precaución de que la zona esté limpia de polvo, suciedad y humedades. Mojaremos la zona con un espray de agua, aplicaremos la espuma dejando aproximadamente la mitad del espacio sin rellenar y volveremos a mojar. Una vez seca, habrá aumentado de volumen hasta cubrir todo y, en ese momento, podremos cortarla, lijarla y hasta pintarla para conseguir el acabado que queramos.

Para fijar marcos, presentaremos la pieza de madera en el hueco y aplicaremos unos cuantos puntos de espuma entre la pared y el marco. Una vez seca, la zona habrá quedado firme y segura y ya podremos sujetar definitivamente el marco con cemento.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios