Cómo arreglar una silla que cojea

Publicado por Luis Bermejo, 14 Nov 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Reparar sillas que cojean

Tener una silla que cojea es un problema que muchas veces se va dejando pasar porque "ya se arreglará...". Hoy queremos que por fin pongas remedio a tus sillas cojas, pues repararlas es algo fácil y te llevará muy poco tiempo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Precaución: una silla coja, además de molestar, puede acabar desmontándose y provocar un pequeño accidente en casa.
  • Suelo: una silla que cojea puede terminar dañando un suelo de madera.
  • Soluciones: las sillas cojas se pueden reparar colocando nuevos tacos en las patas, reforzando las uniones o calzándolas con piezas de madera o corcho.

Lo primero será asegurarse de que lo que realmente cojea es la silla y no el suelo, que podría estar mal nivelado. Por ejemplo, en suelos de baldosas puede darse el caso de que alguna no esté bien nivelada y haga que la silla cojee.

 

Comprobar si las patas de la silla tienen tacos

También deberemos revisar si las patas de las sillas llevan tacos de fieltro o plástico, a veces se pueden desprender y hacer que las patas no queden bien asentadas. Lo mejor es cambiar los cuatro tacos o fieltros y comprobar si la silla sigue cojeando o no.

Otra razón por la que podría cojear una silla es que se haya desencolado alguna unión. Si esto sucede, la silla ya no estará bien encuadrada y quedará coja. Esto nos puede pasar sobre todo al restaurar sillas viejas que ya tienen mucho uso. Repasaremos las uniones para comprobar que estén todas firmes y apretaremos de nuevo todos los tornillos. Si encontramos alguna pieza suelta, aplicaremos un poco de cola especial para estos trabajos.

Reparar y reforzar las uniones de la silla

En el caso de que, al dañarse una unión, la madera se haya astillado, tendremos que lijar bien la zona y rellenar con masilla del mismo color.

A la hora de reforzar las uniones lo haremos sobre una superficie plana y dejaremos que la silla se seque completamente antes de usarla.

Finalmente, si hay alguna pata que está más corta que las demás, la solución es calzarla con un trozo de madera o corcho del grueso necesario. Pegaremos esta pieza a la pata con cola o usaremos clavos sin cabeza para no dañar el suelo.

 

Si quieres recibir consejos como estos y otros muchos más, el boletín de canalHOGAR es para ti. ¿A qué esperas para suscribirte?



Comentarios (1)

pedromuoz720 comento el 14/11/2014 a las 13:42

Una silla coja es de las cosas más incómodas en casa, además de ser un peligro. Gracias por los consejos

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios