Cómo convertir un metal en copia de madera

Publicado por Cristina Yañez, 04 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Técnica para simular madera en metales

Una técnica con la que se obtienen resultados muy sorprendentes, es la de convertir un metal en una copia de madera. Es decir, transformar una pieza que tengamos de cualquier material metálico, en madera, de forma que dé el pego ante cualquier persona que la vea. Por ello, os vamos a enseñar qué necesitáis para llevar a cabo esta técnica y cómo hacerla de manera correcta.

LO QUE DEBES SABER...
  • Herramientas: necesitaremos bastantes utensilios como una espátula, masilla, lija, tinte, estopa, disolvente y un compresor con el que poder aplicar laca y pintura.
  • Tiempo: es un trabajo que nos llevará unas cuantas horas acabarlo, por lo que debemos de ser pacientes.
  • Resultados: si llevamos a cabo correctamente la técnica, podemos conseguir que cualquier pieza de metal parezca de madera.

 

Esta técnica está muy indicada para mobiliario de exterior, sobre todo el que tenemos en el jardín y que se va deteriorando con el paso del tiempo.

 

Herramientas necesarias y primeros pasos

Para llevar a cabo este trabajo, necesitaremos: una espátula, masilla plástica, lijas, estopa, tintes, laca acrílica, un compresor y disolventes.

En primer lugar tendremos que dejar totalmente limpia la superficie sobre la que vayamos a trabajar, para ello nos ayudaremos del disolvente y la estopa, o incluso podemos elegir cualquier otro producto que habitualmente usamos para limpiar los metales.

A continuación, tendremos que realizar la mezcla de la masilla plástica y aplicarla con una espátula por toda la superficie. Es aconsejable no demorarse mucho en esta tarea, ya que rápidamente este tipo de masillas se ponen duras y son muy difíciles de manipular.

Una vez que hayamos concluido esta parte, deberemos revisar los pequeños desperfectos que hayan quedado y sellarlos con masilla, para así conseguir un acabado perfecto en la superficie de metal. 

Retoques finales 

El siguiente paso consistirá en realizar un lijado al agua para pulir todas las imperfecciones y rugosidades que pudieran existir. Para ello, hay que conseguir igualar toda la superficie y posteriormente limpiarla con un trapo. Una vez que esté lista para ser pintada, empezaremos a aplicar los diferentes tintes, dependiendo del tono de madera que queramos que presente el metal, realizando las mezclas oportunas y siguiendo las instrucciones del fabricante.

Por último, solo quedará aplicar la laca acrílica con el compresor, para conseguir así ese efecto brillante que poseen algunas maderas cuando son tratadas y dar además el aspecto de ser una pieza nueva que acabamos de comprar en cualquier tienda.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios