Mantenimiento de la caldera

Publicado por Virginia González, 26 Oct 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Revisar caldera

La caldera es uno de los elementos de la casa con los que hay que tener mayor cuidado, dado lo peligroso que sería llevar a cabo un mantenimiento inadecuado de la misma. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Mantenimiento: es obligatorio hacerlo, pues de lo contrario una avería podría desembocar en la explosión del aparato.
  • Colocación: instalar la caldera en cocinas o espacios abiertos como terrazas.
  • Limpieza: es recomendable limpiar los filtros y los quemadores. En calderas antiguas también hay que cambiar la boquilla inyectora.

 

Las calderas son elementos indispensables para nuestra vida diaria. Las usamos para ducharnos, cocinar y sobre todo para el inverno, manteniendo una buena temperatura dentro de casa.

 

Peligros de la caldera

Para un correcto funcionamiento de la caldera es necesario un mantenimiento periódico de sus instalaciones, cuyo nivel de dificultad dependerá en gran medida de las características de vuestra caldera, aunque por lo general las calderas de hogar no tienen grandes problemas de mantenimiento o reparación.

Es importante llevar este control y mantenimiento en vuestro hogar, ya que puede suponer un gran peligro en el caso de que alguna parte del sistema de la caldera falle. Incluso en casos muy graves puede dar como resultado una explosión del aparato.

Al aumentar la presión de la caldera (que nunca puede subir de 2), puede provocar un fallo en el quemador y que se evapore todo el agua, por lo que la subida de temperatura afectará al aparato haciendo que explote.

Aunque no es un peligro tan grave como el nombrado anteriormente, el mal estado de los radiadores también puede provocar una avería en la caldera, así como la filtración de aire en el sistema, el escape de agua por alguna válvula o la suciedad de los tubos por la falta de uso, que también pueden hacer que la presión suba en exceso.

Mantenimiento de la caldera

Para evitar los peligros, una de las primeras medidas que debéis tomar es siempre instalarla en un espacio abierto, por ello una terraza cerrada o la cocina, son lugares ideales.

Debéis hacer una revisión cada cierto tiempo, en especial para calderas antiguas, esta función debe llevarse a cabo por vuestra compañía de gas. En cualquier caso será conveniente que de forma diaria también vosotros reviséis que la presión sea la correcta (entre 1 y 2), en especial en las épocas en las que esté funcionando la calefacción.

Realizad también un mantenimiento periódico de los radiadores, que ya os explicábamos al hablaros de cómo purgar los radiadores. A veces es necesario cambiarlos si notáis que el sistema sigue fallando cuando está funcionando la calefacción.

¿Y si hay que arreglar algo?

Vamos a ver en qué casos puede darse la necesidad de un mantenimiento.

Pasad un trapo limpio por toda la caldera, tened cuidado de que no haya riesgo de que queden hilos sueltos.

Una de las primeras formas de mantener una caldera es limpiar los filtros, ya que dentro recibe gran cantidad de desperdicios. Para ello usad una pequeña brocha de pintura y quitad todo lo que haya en las paredes.

Una vez terminéis con los filtros seguid con el quemador, desmontadlo entero (tened cuidado, eso sí, de cómo lo desmontáis, para que sepáis cómo van las piezas después) y limpiadlo también.

Si la caldera es antigua deberéis cambiar la boquilla inyectora, no es excesivamente cara y es mejor cambiarla que limpiarla.

Una vez terminado ponedlo todo en su sitio y listo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios