Hacer la puesta a punto de los radiadores

Publicado por canalHOGAR, 15 Dic 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Purgar radiadores

Con la llegada del frío, los radiadores comienzan a ponerse en marcha para crear un ambiente cálido y confortable en casa. Pero antes de ponerlos a funcionar, es necesario realizar una puesta a punto con el objetivo de ahorrar energía y evitar posibles problemas técnicos a largo plazo.

Seguro que en más de una ocasión has oído que es preciso purgar los radiadores antes de encenderlos. Aunque no lo creas, este paso es el más importante de la puesta a punto, ya que asegura su óptimo rendimiento y una mayor capacidad de ahorro en el consumo.  

Si nunca antes has purgado un radiador, sólo tienes que seguir los siguientes pasos:

1. Coge un bote de cristal o plástico transparente que no vayas a volver a utilizar y un destornillador. Recuerda que es recomendable comenzar por los radiadores que están más próximos a la caldera para limpiarlos de forma adecuada.

2. Localiza la válvula que se sitúa en uno de los laterales superiores del radiador y aflójala con el destornillador.

3. Coloca el vaso debajo y espera a que se expulse todo el aire hasta que comience a salir agua transparente, ya que es probable que al principio suelte agua con algo de arena.

4. Vuelve a cerrar la llave de la válvula.

¿Cómo comprobar que funcionan correctamente?

Una vez hayas purgado todos los radiadores, es necesario hacer una prueba para comprobar que funcionan correctamente. Para ello, debes dejar la calefacción puesta al menos durante dos horas. Durante este tiempo hay que observar si la presión es correcta. Por lo general, no debe estar por debajo de 1 ni por encima de 2 porque en ambos casos puede darse una situación de peligro. También hay que comprobar que todos los radiadores calientan con la potencia adecuada y que lo hacen por toda la superficie, es decir, que no hay zonas frías o templadas.

Aunque no se suele prestar demasiada atención a la limpieza profunda de los radiadores, es necesario evitar que haya polvo o suciedad encima o en el interior. Además, también hay que tener en cuenta que los radiadores no pueden estar en contacto con aparatos eléctricos, ropa u otros objetos que se puedan quemar.  

Después de haber puesto a punto los radiadores, ya sólo te queda disfrutar del confort de tu casa y para que nada pueda interrumpir estos momentos de relax, no dudes en contratar un Seguro de Hogar MAPFRE que te ofrece las coberturas más completas del mercado para solventar rápidamente cualquier imprevisto.

LO QUE DEBES SABER...
  • Purgar: al menos una vez al año, antes de poner la calefacción.
  • Proceso: empezar por el radiador más próximo a la caldera, dejando salir todo el aire y el agua sucia.
  • Radiadores: deben calentar a la temperatura adecuada y de manera uniforme por toda la superficie del radiador.


Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos