Paredes de vidrio en tu hogar

Publicado por Esther Castillo, 27 Jun 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Pared de vidrio

Las paredes de vidrio se llevan utilizando desde hace años, sobre todo en oficinas. Sin embargo, cada vez es más habitual recurrir a ellas en la decoración de interiores de casas particulares. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Ventajas: gran resistencia, dejan pasar la luz natural, ayudan a distribuir el espacio y dan sensación de amplitud.
  • Inconvenientes: son más caras, se pierde intimidad y hay que limpiarlas con más asiduidad.
  • En el baño: vidrio tintado o lacado. 
  • Señalizarlas: con vinilos para que sean más visibles y no tropezar.

 

Por sus características son más recomendables en pisos pequeños o apartamentos tipo loft, pero hoy veremos todas sus particularidades, ventajas e inconvenientes, por si estás pensando en ponerlas una en tu casa.

 

Ventajas de las paredes de vidrio

Las paredes de vidrio, a pesar de lo que pueda parecer a simple vista, son robustas y resistentes. Dejan pasar perfectamente la luz natural y te ayudan a distribuir mejor el espacio y a separar los diferentes ambientes de tu casa. Podrían quedar muy bien para separar, por ejemplo, la cocina del salón si ambas estancias están en el mismo espacio. Así seguimos teniendo el contacto visual con las dos habitaciones pero los olores propios de la cocina no pasarán al salón. También son muy útiles para cerrar el espacio de la escalera. 

Estas paredes dan mayor sensación de amplitud y agrandan el espacio visualmente, por lo que, como hemos dicho antes, son ideales para pisos o apartamentos de pequeñas dimensiones.

Inconvenientes de las paredes de vidrio

En general, las paredes de vidrio son más caras que los convencionales tabiques de ladrillo o pladur, pero a cambio ofrecen una gran calidad. Además, hay que tener cuidado con dónde las colocamos, ya que pueden provocar una pérdida notable de intimidad. En los cuartos de baño, por ejemplo, sería aconsejable poner vidrio tintado o lacado.

También hay que señalizarlas de alguna manera, ya que si son completamente trasparentes pueden pasar desapercibidas y provocar algún pequeño accidente. Una manera original de hacerlas visibles sería colocando algunos vinilos decorativos, ya sea en franjas o en alguna esquina.

Otro elemento a tener en cuenta es la limpieza. Pensad que se ensuciarán bastante y se notará cualquier mota de polvo o huella que pongamos encima. Si finalmente os decidís por este tipo de paredes, os aconsejamos limpiarlas como cualquier cristal de la casa, con un buen limpiacristales y un paño de algodón que no deje pelusa. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios