Haz tus propios tintes para maderas

Publicado por CanalHOGAR, 04 Abr 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Haz tus propios tintes para maderas

Si eres aficionado al bricolaje y especialmente te gustan los trabajos de creación o restauración relacionados con la carpintería, apúntate este consejo: haz tus propias tintes para maderas, es fácil, rápido y económico, y tu creatividad te lo agradecerá.

No siempre tendrás disponibles todos los colores que necesitas o quieras incorporar a un trabajo de carpintería; por otra parte, es costoso y poco práctico contar con un montón de tintes para usar en ocasiones o pequeñas cantidades. ¿La solución? Haz tus propios tintes para maderas en cada momento y disfruta con el colorido o acabado  que prefieras.

Hacer tintes diferentes para maderas tanto de colores, como en acabados madera -nogal, por ejemplo- es bastante sencillo y te permite en cada momento hacer la cantidad y el tono de tinte que necesitas, adaptándote a tu creación y/o necesidad específicas. Como base, siempre debes tener disponibles diferentes tintes universales, productos tipo nogalina y/o pinturas acrílicas de los colores básicos.

El resto de productos e instrumentos necesarios para hacer tus propios tintes de colores es más que probable que los tengas de forma habitual en tu taller de carpintería o en tu set básico de bricolaje, si eres aficionado a los trabajos de restauración con madera. Son los más habituales: brocha, recipientes de cristal, trapos y tapa poros.

Hacer el tinte es bastante sencillo; sin embargo, el proceso de pintado de la madera con tintes especialmente de colores puede resultar algo complicado, ya que exige actuar con rapidez y ser preciso en los trabajos, por lo que lo más recomendable -si no cuentas con experiencia previa- es que antes de experimentar en un mueble o trabajo importante, pruebes en trozos de madera inservibles. Si buscas un color muy específico o un tono muy especial, también es necesario que hagas una fase de pruebas para lograr el efecto deseado y perfecto.

Para hacer tus primeros tintes de colores -en plan prueba- prepara agua, las pinturas, los botes de cristal donde hacer los colores, y un trozo de madera donde probar los tintes.

1. Echa en un recipiente de cristal unas gotas de tinte universal o de pintura acrílica.
2. Añade agua de forma paulatina, removiendo y colaborando activamente en que la pintura se diluya en el agua.
3. Cuando logres el tono adecuado, completa con agua para alcanzar una textura líquida y lograr más cantidad, si lo necesitas, calcula que siempre tendrás que dar como mínimo dos capas de tinte sobre la madera. Si solo es una prueba, no prepares mucha cantidad.

Ahora ya tienes el tinte del color que deseas, pero también necesitas ser preciso y rápido, sobre todo, en su uso para conseguir un resultado realmente exitoso y profesional.

Prepara siempre la madera antes de teñir

Mínimo siempre debes hacer un lijado y cerrar posteriormente el poro de la madera -con lana de acero, por ejemplo- para que el resultado del tintado sea equilibrado y uniforme en color y en intensidad.

Aplica el tinte

Debes ser rápido en la aplicación y distribución del tinte, intentando además ser equitativo, retira rápidamente con un trapo limpio los excesos de agua y de tinte, secando y absorbiendo con cuidado y presión, nunca restregando ni frotando. Evita burbujas y grumos, por supuesto.

Secado y valoración

Respeta el tiempo de secado estricto y necesario, y hasta que la madera no presente un aspecto y un tacto totalmente seco, no vuelvas a actuar en ningún sentido sobre ella. Cuando esté seco 100%, humedece una zona de lo tintado -lo menos visible posible-, el tono que aparezca será el que has logrado: es el momento de valorar, si es el que te gusta o no es lo que buscabas.

Corrección del color

Si es necesario, aún estás a tiempo de mejorar tu tinte y acercarte más al tono que buscabas. Lo más probable es que necesites añadir otra capa de tinte, pero nunca modifiques el color del tinte para la segunda mano, añadiendo agua o más tinte, por ejemplo, ya que solo lograrás empeorar el acabado y que el color final sea aún mucho más alejado de lo que buscabas.

Capa de protección

Cuando la segunda capa de tinte de color haya secado al completo, ya tienes el resultado definitivo; aunque puedes valorar poner otra capa más para intensificar el resultado, lo habitual es que con dos capas sea suficiente. Antes de usar y disfrutar tu trabajo, es necesario que cierres definitivamente el poro de la madera, de la manera habitual: aplica tapa-poros.

Siguiendo estos cinco pasos, te garantizas un resultado óptimo en el tinte de la madera, utilizando tus propios colores. Acepta el reto: haz tus propios tintes para maderas y descubre lo sencillo que es, además de práctico y económico.  Si eres un fan del bricolaje en tu casa, las coberturas y asistencias de tu póliza de Seguro de Hogar MAPFRE son la mejor forma de proteger tu vivienda, manteniéndola en el mejor estado donde lucir todas tus creaciones DIY.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos