10 trabajos de fontanería que puedes hacer tú mismo

Publicado por canalHOGAR, 26 Ago 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

10 trabajos de fontanería que puedes hacer tú mismo

La fontanería exige conocimientos y muchas veces herramientas muy específicas que sólo suelen tener los profesionales, sin embargo, hay algunas tareas, sobre todo las relacionadas con la limpieza y el mantenimiento, que es factible que puedas hacer tú mismo.

Lo más rápido, cómodo y sencillo es siempre contar con un fontanero profesional para solucionar cualquier problema relacionado con el agua en tu vivienda, especialmente si no tienes tiempo ni conocimientos. Pero hay algunas tareas que puedes hacer con suma facilidad y que te ayudarán a que las visitas del fontanero sean más espaciadas y menos graves.

Limpiar y desatascar el bote sifónico general del cuarto de baño

Si haces esta tarea de mantenimiento en tu baño con cierta asiduidad, evitarás atascos graves y problemas mayores en las cañerías de tu hogar. No es una tarea difícil, aunque sí algo desagradable, pero merece la pena acometerla.

Sólo es necesario localizar la tapa del bote, desatornillar, quitar la tapa y extraer el bote para poderlo limpiar. Evita tirar la suciedad que retires de nuevo al baño o volverá de nuevo al bote, es mejor echarla como basura en bolsas o similar. No está de más añadir un poco de desatascador o lejía en el bote para limpiar y mantener la limpieza hasta nueva revisión.

Eliminar obstrucción del sifón del lavabo o de la pila de la cocina

Es habitual que el fregadero de la cocina o el lavabo en el baño muestren síntomas de obstrucción, si no limpias y revisas a menudo el sifón para evitar que un pequeño problema de suciedad se convierta en una grave obstrucción de cañerías.

Localiza el sifón bajo la pila de fregar o el lavabo, es el tubo que encontrarás. Coloca debajo un barreño o similar para recoger el agua que salga al retirar los tapones de registro, accede al tubo y limpia con la ayuda de un alambre, por ejemplo, retira toda la suciedad que sea posible y vuelve a montar.

Cambiar un grifo

Sustituir un grifo por otro no entraña grandes dificultades, aunque todo va a depender del modelo de grifo que tengas y el que pretendas poner nuevo. En principio, si es igual en sistemas, forma y diseño, el cambio no será complicado.

Necesitarás poder desmontar el grifo antiguo o estropeado, y esto puede ser una tarea costosa: antes, corta el agua de los grifos en las llaves inferiores. Suelta los latiguillos para poder desmontar el grifo y en su lugar monta el nuevo, colocando cada latiguillo en su toma de agua correspondiente y en el grifo, vuelve a apretar y fijar el nuevo.

 

 

Renovar el rociador de la bañera

Colocar un nuevo rociador en la bañera puede ser cuestión de estética, comodidad, necesidad y búsqueda de eficiencia y ahorro de agua, y casi siempre es una combinación de todas estas causas.

El cambio de rociador es muy sencillo, especialmente si eliges modelos básicos y que por supuesto deben ajustar y ser válidos para el resto de la instalación de grifería que tengas en la bañera o ducha. Muchos modelos solo van a rosca, por lo que la sustitución es cuestión de segundos.

Instalar limitadores de consumo de agua

Los limitadores de caudal de agua, economizadores, perlizadores o aireadores de agua deben ser instalados en todos los grifos de la vivienda para reducir el consumo de agua y con ello, la factura de este suministro, colaborando activamente en la conservación de un bien natural y escaso como es el agua.

Son tan sencillos de colocar en los grifos como económicos e incluso estéticos. Sólo es necesario que te fijes en el tipo de grifo sobre el que vas a colocar el dispositivo, la mayor parte de ellos se colocan a rosca con total comodidad.

Sustituir el desagüe del lavabo

Si estás cansado de que el tapón del lavabo siempre te moleste y nunca aparezca cuando lo necesitas, lo mejor es que cambies este tipo de desagüe por uno automático. Es fácil y muy práctico.

Dependiendo del tipo de lavabo que tengas, esta renovación del desagüe puede ser más o menos sencilla. En principio, es necesario liberar un poco el lavabo de la pared para poder soltar el desagüe antiguo con comodidad. Lo más habitual es que este vaya sujeto con un sencillo tornillo que puedes quitar, retirar el mecanismo y colocar en su lugar el nuevo.

Aislar o renovar el aislamiento de lavabo y/o bañera

Este trabajo de mantenimiento es sencillo, pero según las condiciones del baño puede ser pesado y llevarte algo más de tiempo. Es esencial mantener las juntas de los lavabos y bañeras limpias y en buen estado.

Si se trata de sanear una junta, lo primero es retirar una junta antigua y sucia con un cortante y limpiar; cuando la zona esté libre de silicona antigua, seca e instala el nuevo cordón de silicona. Elige productos de calidad y adecuados para que no tengas que hacer este trabajo muy a  menudo.

Poner nuevos latiguillos

Este es probablemente de los trabajos más complicados de esta lista de trabajos de fontanería, sobre todo, porque puedes necesitar herramientas específicas con las que quizás no cuentes, aunque puedes arreglarte con básicos, como una llave inglesa.

Lo primero es cortar el agua para no tener accidentes y trabajar con comodidad, compra unos latiguillos adecuados a tu sistema, ya que los hay de diferente anchura y longitud, es importante que no queden tirantes. Debes desconectar de la pared el tubo flexible y luego, del grifo, y colocar en su lugar el nuevo, apretando con fuerza para que la instalación no tenga pérdidas.

Colocar un sistema ecológico para el ahorro de agua en la cisterna

El doble pulsador en la cisterna del baño de tu casa es fundamental para ahorrar agua, por lo cual si aún no lo tienes o si se ha estropeado, lo mejor es sustituirlo; no es un trabajo de fontanería difícil si compras un kit básico y adecuado a tu tipo de cisterna.

Cortar el paso del agua es imprescindible, retira la tapa de la cisterna y desatornilla el pulsador. Después, hay que vaciar el recipiente de agua y desconectar la tubería que lleva agua a la cisterna, extrae el mecanismo e instalar el nuevo. 

Sustituir el flotador de la cisterna

Esta es una avería bastante común y que suele resultar muy incómoda, pero que con un poco de ayuda y conocimiento tú mismo puedes intentar solucionar, cambiando el mecanismo de la cisterna y/o el flotador, o arreglándolo que a veces es sólo cuestión de enderezar ligeramente la varilla que sujeta el flotador.

Para cambiar el flotador, tendrás que acceder a él a través de la tapa de la cisterna, cortando el agua para trabajar con seguridad y comodidad. Una vez tengas el flotador a la vista, sólo hay que cambiarlo por el nuevo y comprobar antes de montar la tapa que corta a tiempo el agua y como está previsto.

Estos 10 trabajos de fontanería que puedes hacer tu mismo son en muchos casos de mantenimiento para evitar males mayores, pero habrá casos en los que no llegues a tiempo y sea imprescindible la actuación de un fontanero profesional para solucionar el tema de forma rápida y segura. Si el problema en tu baño, por ejemplo, se declara en tu ausencia y el agua ha llegado hasta tus vecinos, no pierdas los nervios, el Seguro de Hogar MAPFRE se encarga de arreglar los desperfectos de forma rápida y cómoda.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios