Averías más comunes en una caldera de gas

Publicado por Luis Bermejo, 23 Abr 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Averías de una caldera de gas

Las calderas de gas son electrodomésticos que comprobamos poco, ya que, como "funcionan solas", no solemos prestarles atención. Pero al igual que otros electrodomésticos, también sufren averías que hay que detectar y reparar. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Revisión: actualmente es obligatorio pasar una revisión anual (o cada 2 años, según la Comunidad Autónoma) de la caldera, en la que se medirá la emisión de gases y el resultado de la combustión.
  • Precaución: cuidado con meter la mano en una caldera si no tienes conocimientos. Dentro de una caldera de gas tenemos gas, agua y electricidad, que combinados pueden ser muy peligrosos.
  • Averías: si no sabes qué está fallando, llama a un técnico, una mala reparación puede terminar en una gran avería.

Algunas de estas averías son fáciles de arreglar o prevenir, pero otras requerirán avisar a un técnico. Sea cual sea el caso, es recomendable tener un seguro de hogar que se haga cargo si tenemos problemas con la caldera.

 

Características de la caldera

Actualmente, la mayoría de las calderas de gas son totalmente estancas, es decir, la cámara de combustión está cerrada para que, ante una posible emisión de gases, estos salgan fuera de la vivienda. Además, incluyen gran cantidad de electrónica de control, por lo que meter mano dentro puede resultar muy difícil. También hay que tener en cuenta que, al manipular el gas, existe riesgo de explosión, por lo que ciertos trabajos es mejor dejarlos a técnicos especialistas.

Correcto funcionamiento de la caldera

Son pocas las cosas que podemos tocar en una caldera, pero la principal y que más suele fallar es la presión en la instalación de calefacción. Para un correcto funcionamiento de la caldera es preciso tener el manómetro de la presión entre 1 y 1,2 bar en frío (la calefacción apagada). Aunque pensemos que en verano no tenemos la calefacción puesta y no necesitamos que tenga presión, es importante mantenerla, ya que el agua caliente sanitaria se calienta usando un serpentín interno del que dispone la caldera, y ese serpentín necesita estar a presión, por lo que es imprescindible tanto en verano como en invierno que la presión sea la correcta.

Por ello, si no sale agua caliente, lo primero es verificar la presión del manómetro y, si está por debajo de 1 bar de presión, será preciso subirla. Para ello, existe en la parte inferior de la caldera una pequeña válvula de llenado, así que la abriremos mientras vigilamos el manómetro hasta que llegue a unos 1,2 bar y la cerraremos. Si la presión se baja constantemente, es síntoma de que tenemos una fuga de agua en la instalación de calefacción. Revisaremos las conexiones de los radiadores y los purgadores, por si existe alguna fuga y así poder repararla. Si no la encontramos o la avería es mayor, será preciso avisar al servicio técnico.

 

Si te han parecido interesantes estos consejos de bricolaje, nuestro boletín de canalHOGAR te da muchos más. ¡Suscríbete ahora!



Comentarios (1)

pedromuoz729 comento el 23/04/2015 a las 13:06

La verdad es que las calderas siempre me han dado mucho respeto, por lo que ante cualquier problema lo primero que hago es llamar al seguro o a un técnico.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios