Instala tú mismo un inodoro suspendido

Publicado por Luis Bermejo, 10 Mar 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Instalar un inodoro suspendido

Instalar un inodoro suspendido no es complicado si sabes cómo. La ventaja es que los inodoros suspendidos dan mayor sensación de amplitud y  facilitan la limpieza del suelo. Y suelen tener una versión en bidé a juego, por lo que la integración con el resto del baño está garantizada.

Dan al baño un aire moderno y espacioso y eliminan recodos en los que se instala la suciedad. Pero para instalar un inodoro suspendido, hay que planificar primero muy bien dónde vamos a ponerlo, ya que, además de la taza del WC, incluye una estructura metálica (o casete) con el depósito.

 

Colocar el depósito en la pared 

Para instalar esta estructura metálica, será preciso hacer después una “caja” con pladur o madera para ocultarla de la vista. Si estamos haciendo reformas, será más fácil empotrar el sistema en la pared, con lo que ganaremos unos centímetros de espacio. 

Presentaremos el casete en la pared y, con el nivel, nos aseguraremos de que está bien recto, tanto vertical como horizontalmente. Marcaremos los agujeros de fijación y taladraremos con una broca de widia. Insertaremos los tacos que vendrán en el kit de instalación y que ya estarán calculados para aguantar el peso. Apretaremos bien los tornillos, asegurándonos de que la estructura sigue estando nivelada.

Instalar las conexiones del inodoro

Llevaremos la toma de agua hasta la entrada de la cisterna. Podemos emplear tubo de cobre con tubo reticulado para instalaciones de fontanería, o, más fácil, un latiguillo largo (como no se verá, da igual el método que utilicemos). Instalaremos la llave de corte en el racor de salida y montaremos el latiguillo entre la llave y la cisterna. Montaremos también el desagüe, en el kit vienen los elementos que necesitaremos para completar la evacuación de agua. 

Ya podremos ocultar el mecanismo, para ello utilizaremos paneles de pladur (especial para sitios húmedos) o también paneles de madera, dejando fuera las conexiones del casete y los agujeros de fijación del inodoro. Colocaremos el revestimiento que queramos o pintaremos de cualquier color para completar la “ocultación”. Solo nos quedará colocar la taza en los tornillos del soporte, haciéndola coincidir con los tubos del casete (agua de descarga y desagüe) que saldrán de la pared.

Para realizar este tipo de tareas un poco más complicadas, es muy recomendable tener un seguro de hogar que nos proteja ante cualquier contrariedad.

LO QUE DEBES SABER...
  • Estructura: el inodoro suspendido no es solo una taza de WC, por detrás lleva toda una estructura metálica que incluye la cisterna y el sistema de descarga.
  • Peso: los inodoros suspendidos aguantan hasta 400 kg, así que no debemos preocuparnos por sentarnos en ellos.
  • Medidas: al instalarlo, mediremos bien la altura a la que lo queremos poner, no querremos sentarnos con los pies colgando.


Comentarios (1)

charliesbin89 comento el 10/03/2015 a las 11:14

Me gustan los inodoros de este tipo, crean mucha sensación de amplitud y quedan estéticamente mejor. No sé si es porque estoy acostumbrado a los más convencionales, o porque me parecen mejores, pero sin duda, dan un toque totalmente diferente al cuarto de baño.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios