Haz un radiador con tubos de cobre

Publicado por Luis Bermejo, 05 Mar 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo hacer un radiador casero

En las instalaciones de calefacción se usa el tubo de cobre para distribuir el agua entre los radiadores. Con un poco de maña se puede hacer incluso un radiador que podríamos usar en el baño para secar toallas. La mayor dificultad es soldar el tubo de cobre, pero es más fácil de lo que parece.

LO QUE DEBES SABER...
  • Accesorios: existen en el mercado multitud de accesorios para cobre: codos, T, racores con tuerca, etc. Preguntaremos en un centro de bricolaje para encontrar todos los que necesitamos.
  • Tubos: el cobre se puede comprar en tubos rectos de 2-3 metros que son muy duros, o en rollos que son más blandos y fáciles de doblar.
  • Seguridad: usaremos gafas y guantes de protección cuando vayamos a soldar y, sobre todo, vigilaremos lo que hay detrás de la llama, pues el calor llega muy lejos y podríamos quemar algo.

Para soldar necesitaremos un soplete, decapante, lana de acero o lija y estaño. Para cortar y doblar el tubo podemos comprar un cortador de tubo y un muelle para doblarlo. Prepararemos un tubo formando “eses” y necesitaremos un par de conexiones con tuerca loca en los extremos para conectarlo a la instalación. Nos aseguraremos de montar las tuercas con la misma rosca que tienen la llave y el retorno de la instalación.

 

Cortar los tubos de cobre

Vamos a comenzar aprendiendo a cortar tubo de cobre. Se puede usar una sierra de mano o una sierra de calar, pero el mayor problema es sujetar la pieza mientras se corta, ya que si usamos un tornillo de banco, corremos el riesgo de chafarlo. Para esto es mejor comprar un cortatubos, que es una herramienta muy útil y que no es cara. El cortatubos lleva una rueda afilada que iremos clavando cada vez más en el cobre y girando hasta cortarlo. Así será muy fácil preparar los tramos de tubo que necesitemos.

Los codos podemos hacerlos de dos maneras: usar un codo y soldarlo al tramo; o usar un muelle para doblar los tubos. Este último es un muelle en el que se introduce el tubo y se puede doblar con las manos. Al ir muy justo al diámetro no permite que se chafe al doblarlo, eso sí, habrá que hacer un poco de fuerza. El problema de usar los muelles es que solo llegan hasta cierto diámetro, si es un tubo muy ancho, habrá que soldar los codos.

Soldar los tubos

Para soldar, limpiaremos con la lana de acero o la lija las partes que van a estar en contacto. Eliminaremos los restos de cobre con un trapo, aplicaremos el decapante en el tubo y lo introduciremos en la otra parte a soldar (codo, T, empalme, racor, etc.). Eliminaremos el sobrante que quede por fuera.

Sujetaremos el tubo (sin apretar) en un tornillo de banco y calentaremos con el soplete. Cuando el cobre se empiece a poner rojo, acercaremos el estaño y veremos que desaparece rápidamente introduciéndose por el espacio entre las dos partes de cobre. Nos aseguraremos de que la unión tiene estaño por todo el contorno y que no rebosa en exceso. Dejaremos enfriar y seguiremos con el próximo tramo de tubo.

Antes de montar el radiador que hemos elaborado con tubos de cobre, comprobaremos que no tiene fugas. Podemos poner un tapón en uno de los extremos y meter agua a presión por el otro. El cobre con el tiempo se oscurece, así que, si no nos gusta ese acabado, podemos pintarlo del color que más nos guste o también le podemos sacar brillo con la lana de acero y después barnizarlo, se mantendrá siempre como nuevo.

Por último, lo montaremos en su sitio (donde hayamos colocado las conexiones de la instalación) y abriremos la llave de paso de la calefacción. Y ya habremos hecho un radiador toallero fácil, rápido y muy decorativo.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

martincp118 comento el 05/03/2015 a las 12:10

Me encanta el bricolaje, aunque hacer un radiador de cobre me parece algo más elaborado. Pero por cómo lo habéis explicado, todas las pautas me han quedado bastante claras. Tendré que planteármelo seriamente.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos