Qué calentador de gas elegir

Publicado por Luis Bermejo, 02 Oct 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Modelos de calentadores de gas

Los sistemas de agua caliente instantánea son una buena forma de ahorrar energía. En este sentido, los calentadores de gas son una de las opciones. Si los comparamos con los calentadores eléctricos, los de gas tienen la ventaja de ofrecernos agua caliente ilimitada, no es necesario esperar a que se caliente cada cierto tiempo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Precaución: cualquier instalación de gas tiene que estar hecha por un instalador profesional y autorizado.
  • Control: las calderas y los calentadores de gas tienen que pasar una inspección periódica anual o bianual, dependiendo de la comunidad autónoma.
  • Ventaja: los calentadores de gas nos ofrecen agua caliente ilimitada.

Para tener en casa un calentador de gas será necesario disponer de la instalación adecuada, que puede ser de gas natural (distribuido por tuberías por una compañía) o de butano (en bombonas). 

 

Tipos de calentadores de gas

Disponemos de calentadores con distintos tipos de encendido. Los más clásicos son los calentadores con llama piloto, que son los que siempre tienen que tener una pequeña llama encendida y es necesario encenderla manualmente. Siempre tendremos un pequeño consumo de gas (estimado entre 60 y 100 € al año), así que, una buena alternativa para ahorrarnos ese consumo, son los calentadores de ionización. Estos no disponen de llama piloto y se encienden solo cuando hay consumo de agua caliente.

Hay varios métodos para alimentar el sistema de ionización: tenemos modelos que van enchufados a la red eléctrica (si tenemos un enchufe cerca, puede ser una buena opción), otros calentadores que llevan pilas que tendremos que cambiar periódicamente y, por último, hay otro modelo que incluye una “turbina” que produce electricidad al circular el agua.

 

Calentador atmosférico y estanco

Con respecto a su instalación y construcción, tenemos modelos atmosféricos y estancos. Los atmosféricos son los que toman el aire para la combustión de la misma habitación en la que se encuentran, es decir, la principal característica es que no existe un aislamiento entre la cámara de combustión y la atmósfera. El problema de este sistema es que en caso de una combustión defectuosa, podría producirse una acumulación de CO2 en la estancia donde esté ubicado el calentador, con el consiguiente peligro de intoxicación. Por ello, estos modelos están casi en desuso.

Los calentadores estancos, sin embargo, disponen de una chimenea doble por la que entra el aire y sale el residuo de la combustión, así no hay contacto entre la atmósfera y la habitación en la que esté el calentador, siendo estos modelos mucho más seguros.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!              



Comentarios (1)

pedromuoz720 comento el 02/10/2014 a las 13:43

Gracias por estas aclaraciones, ahora ya sé qué calentador de gas elegir :)

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios