Cómo desmontar el desagüe para limpiar y evitar atascos

Publicado por Luis Bermejo, 04 Jul 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Limpiar el desagüe y el sifón

Mantener limpios los desagües es muy importante, además, es un trabajo muy fácil y que, si lo realizamos periódicamente, nos evitará tener atascos en las tuberías y malos olores. Esto se hace especialmente necesario en el desagüe del fregadero de la cocina, ya que suele acumular muchos restos de jabón y comida que terminan atascándose y desprendiendo malos olores.

LO QUE DEBES SABER...
  • Tubería atascada: mantener limpio el desagüe puede evitar atascos mayores en el resto de la tubería.
  • Limpieza del sifón: es un trabajo sencillo y que se debe hacer periódicamente en toda la casa, especialmente en el fregadero de la cocina.
  • Bicarbonato: para una mayor limpieza de las tuberías, a las que no podemos acceder, lo mejor es echar bicarbonato y agua muy caliente por el desagüe.

Desmontar el desagüe es muy fácil, solo tenemos que retirar el sifón que es el codo que hay debajo del fregadero o lavabo. Si se produce un atasco en la tubería y se ocasionan otros daños mayores, debemos recordar que será imprescindible contar con un seguro de hogar.

 

Cómo abrir el sifón del desagüe

El sifón es un elemento que mantiene un nivel de agua constante y evita que suban malos olores de la tubería general. Además, también retiene pequeñas piezas sólidas, como pueden ser anillos o pendientes, si se nos caen por el desagüe. 

Para su limpieza, colocaremos un cubo o barreño debajo de la zona del sifón para recoger el agua que pueda caer. Después, aflojaremos las tuercas que unen el sifón a la tubería general del desagüe y a la salida del lavabo o fregadero. Lo desenroscaremos totalmente y desmontaremos todas las piezas aflojando las tuercas.

 

Limpiar el sifón y las tuberías

A continuación, limpiaremos el interior de todos los tramos con precaución de no perder las juntas y volveremos a ensamblar todo sin apretar las tuercas entre las piezas, esto nos dará la movilidad de ajustarlo cuando lo montemos en su sitio. Para ello, presentaremos las piezas en su sitio, asegurándonos de que las juntas están bien colocadas, e iremos apretando todas las tuercas que componen el sifón con la mano hasta dejar la zona completamente ajustada.

Esta limpieza hay que repetirla cada 2 meses aproximadamente, así evitaremos una gran acumulación de suciedad. Una buena costumbre es echar de vez en cuando, entre limpiezas, bicarbonato de sodio por el desagüe. Habrá que echar 50 g y esperar 30 minutos, pasado ese tiempo, habrá que echar agua muy caliente. Así, mantendremos limpio el sifón y mantendremos en buen estado las tuberías generales del desagüe a las que difícilmente tenemos acceso.

 

Si te han parecido interesantes estos consejos de bricolaje, nuestro boletín de canalHOGAR te da muchos más. ¡Suscríbete ahora!



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios