Poner una ducha en la piscina

Publicado por Vanesa Sánchez, 03 Jul 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Poner ducha en piscina

Si tienes una piscina en casa, sería bueno colocar una ducha para aprovechar todavía más el espacio y tenerla a mano para ducharnos cuando lo necesitemos en verano.

LO QUE DEBES SABER...
  • Materiales: es fundamental poner una tarima especial y pavimento antideslizante para evitar accidentes.
  • Ecológicas: las duchas solares son las de última generación. Son más caras pero respetan más el medio ambiente.
  • Pasos: excavar, colocar ducha y conectar tuberías.

 

Colocar un plato de ducha en la zona de la piscina es una gran idea que se puede realizar en pocos pasos. Con ello podremos quitarnos el cloro de una forma rápida y sencilla. 

 

Ducha en la piscina

Se puede poner de varios materiales. Hacerla de cemento, con tarima o directamente en la tierra. Si quieres ponerla de madera, deberás comprar tarima especial para piscinas o saunas, ya que vienen preparadas para no resbalar y así evitar algún accidente. Además, son maderas especiales que no se estropean con el agua y resisten la exposición al sol.

También puedes utilizar el material que se usa en el plediluvio, que es la zona previa a la piscina que se utiliza para limpiar los pies en las piscinas, tanto públicas como privadas. 

Las de última generación son las duchas solares, que regulan la temperatura del agua que almacenan en función de la temperatura exterior que haya. Contribuyen así a la protección del medio ambiente pero son algo más caras.

Cómo hacer una ducha en la piscina

Una vez que tengas claro el tipo de ducha que quieres instalar, lo que debes buscar es un lugar cercano al desagüe para instalarla.

Primero, hay que hacer una base con el material escogido. Antes de hacerla, deberás excavar un poco para dejarla a nivel del suelo una vez terminada. Cuando hayas excavado lo suficiente, si la base es de cemento, por ejemplo, coloca unos ladrillos de hormigón en los laterales haciendo la forma y rellena con piedras y cemento. No te olvides de colocar la tubería para el desagüe antes de eso.

Después simplemente deberás poner la ducha hasta la altura que desees y conectarla a la tubería general del agua. Si no te atreves a hacer estos pasos, siempre puedes contar con la ayuda de un albañil o fontanero que tendrán más experiencia que tú para esta pequeña obra.

De una forma u otra, cuando lo termines, tendrás un resultado fantástico, una ducha en la piscina para refrescarte en los días de más calor o simplemente para limpiarte el cloro después de estar un rato bañándote.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios