Hacer la conexión eléctrica de una lámpara

Publicado por Luis Bermejo, 11 Jul 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Conexión eléctrica de una lámpara

Colgar una lámpara es bastante fácil, pero cuando también tenemos que realizar nosotros mismos la instalación eléctrica, la cosa se puede complicar porque necesitamos unos conocimientos básicos de electricidad. Vamos a explicar cómo conectar una lámpara y cómo funcionan los elementos que componen su instalación.

LO QUE DEBES SABER...
  • Seguridad: siempre que realicemos algún trabajo de electricidad, por pequeño que sea, quitaremos la tensión de la zona de trabajo.
  • Cables: la tensión llega al hogar a través del cable neutro y el de fase.
  • Dato: la tensión en nuestros hogares es de 220V alterna y la corriente máxima está limitada por el “PIA” general.

Primero tenemos que aclarar unos pequeños conceptos: la tensión en nuestros hogares llega por dos cables, al ser corriente alterna no hay positivo y negativo, pero uno de ellos es el neutro y el otro la fase.

 

Cable neutro y cable fase

El cable neutro por sí solo no tiene tensión, lo podríamos tocar tranquilamente que no nos daría ninguna descarga. Aun así, es mejor tomar precauciones y no tocar nunca la parte de cobre de los cables. Sin embargo, la fase es la que mete la tensión en casa, es decir, si tocamos este cable (aunque solo sea uno), nos arrepentiremos durante un buen rato, además de poner en peligro nuestras vidas.

Estos cables están identificados por colores: el de fase suele ser negro o marrón y el neutro es el cable azul. Además, tenemos la toma de tierra que es un cable amarillo con una línea verde.

 

Elementos necesarios para la conexión

Para realizar una instalación sencilla necesitaremos un interruptor y una lámpara. El interruptor abre y cierra el circuito, permitiendo el paso de la corriente, y la lámpara transforma esa corriente en luz. Ambos tienen dos terminales para conectar los cables.

Tomaremos el cable de fase (negro o marrón) y lo conectaremos a un terminal del interruptor. Del otro terminal del interruptor llevaremos un cable (intentaremos que sea del mismo color que el de fase) a uno de los terminales de la lámpara. Finalmente, conectaremos el neutro al terminal que nos queda libre en el portalámparas.

Es importante mantener el orden, porque así, cuando el interruptor esté abierto en el portalámparas, no tendremos la fase y, por consiguiente, no habrá tensión. Esto nos permitirá cambiar la bombilla de manera segura sin miedo a descargas accidentales. Es recomendable conectar también un cable de toma de tierra en la lámpara (si dispone de terminal para ello), además de dejar los tornillos de los terminales bien apretados para evitar falsos contactos.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

irenita52 comento el 11/07/2014 a las 12:19

Está muy bien explicado, pero yo soy una manazas para estas cosas. De todos modos, intentaré seguir cada paso a ver qué tal sale. Gracias!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios