Diferencias entre sistemas domóticos centralizados o distribuidos

Publicado por CanalHOGAR, 11 Ene 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Diferencias entre sistemas domóticos centralizados o distribuidos

Conocer las posibilidades, ventajas y desventajas de cada sistema domótico es prioritario para valorar la inversión en su instalación. Para empezar, es importante conocer que existen diferencias entre sistemas demóticos centralizados o distribuidos.

La integración de la domótica a la vida cotidiana se está produciendo a gran velocidad; aunque primero ha invadido espacios públicos, también llega hasta las viviendas por sus grandes ventajas y funcionalidades. Pese a que son sistemas complejos para los ajenos al mundo de la domótica, es sencillo, por ejemplo, entender de una manera práctica las diferencias entre sistemas domóticos centralizados o distribuidos de los que se habla habitualmente.

Antes de integrar la domótica en tu vivienda o negocio –que siempre una buena idea- es indispensable una integración profesional y adecuada del sistema al entorno para que resulte realmente ventajoso y práctico. Para ello, es necesario contar con el asesoramiento y consejo de un profesional o empresa profesional en la integración de sistemas domóticos.

De acuerdo con la arquitectura que presente el sistema domótico elegido, podemos hablar de un sistema centralizado o, en su caso, de un sistema distribuido. La arquitectura elegida para el sistema define el modo en que los diferentes elementos del sistema van a ubicarse, cómo van a funcionar y comunicarse tanto entre ellos como dentro del sistema en general.

Sistemas domóticos centralizados

Son los más potentes e inteligentes, permiten la implementación de multitud de funciones. Este tipo de sistemas cuenta con un controller o módulo de control central que recibe la información de todos los elementos conectados al sistema y que distribuye hacia ellos órdenes y funciones. Analiza toda la información y actúa en consecuencia, proponiendo las mejores programaciones o funciones. Recibe información y envía órdenes a todos los elementos del sistema.

Toda la responsabilidad del sistema y, por lo tanto, su correcto funcionamiento, depende de un solo elemento potente y muy eficiente, pero que puede fallar, haciendo caer todo el sistema. ésta es, sin duda, la principal desventaja de este tipo de sistemas. Al margen de que son mucho más caros, extensos y complejos.

Los sistemas domóticos centralizados, según recomiendan los expertos, son ideales para grandes espacios donde se necesite controlar, analizar, gestionar y procesar gran cantidad de información y actuar en consecuencia a gran velocidad. Sólo un sistema centralizado puede ofrecer la respuesta que se necesita en estos casos. Son, por tanto, útiles en grandes corporaciones como instituciones gubernamentales o en espacios de ocio y recreo de gran tamaño y gran cantidad de servicios y clientes exigentes.

Sistemas domóticos distribuidos

Más limitados en cuanto a funciones y capacidad, los sistemas domóticos distribuidos presentan una pequeña central de análisis y gestión de datos –procesador- en cada uno de los elementos que componen el sistema. Por lo tanto, cada elemento se autogestiona de forma independiente, aunque cuenta con interconexión ente todos los elementos del sistema para interactuar y compartir información de forma conjunta.

Estos sistemas presentan una mayor independencia y seguridad conjunta en cuanto a funcionamiento de cada elemento que gestiona sus propias funciones e información, y comparte con los demás información, pero no trabajo. Su mayor limitación es que son procesadores menores, menos potentes y más cerrados, mucho menos flexibles a la hora de implementar mejoras o nuevas funcionalidades.

Los sistemas domóticos distribuidos en cualquier caso resultan perfectos en pequeñas viviendas familiares con funciones domóticas definidas; también son prácticos y la mejor solución en pequeños negocios como villas u hoteles con poca capacidad, que no necesiten un procesador potente ni por número de clientes, ni por rapidez de la respuesta ni por volumen de información. Son más económicos y sencillos que los sistemas centralizados.

Éstas son, a grandes rasgos, las diferencias entre sistemas domóticos centralizados o distribuidos en cuanto a arquitectura. No obstante, lo más recomendable para acertar con el sistema domótico más adecuado para cubrir tus necesidades y cumplir con tus expectativas, es confiar en un integrador de sistemas domóticos profesional y con experiencia, que valorará en su justa medida la situación y tus necesidades, ofreciéndote la mejor solución; podrá ser un sistema centralizado o distribuido, o una respuesta personal y mixta para disfrutar de lo mejor de cada sistema.

Igual que integras un sistema domótico adecuado y preciso a tu vivienda, debes ajustar las asistencias y coberturas de tu Seguro de Hogar MAPRE, eligiendo la póliza más adecuada y solo aquella que responda de forma precisa a tus preocupaciones e inquietudes. Infórmate de los detalles y conoce todos los servicios MAPFRE en una sola llamada.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos