Cómo restaurar muebles para que luzcan como nuevos

Publicado por canalHOGAR, 26 Ene 2018

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Un hombre lijando una madera

Te contamos cómo restaurar muebles antiguos para que parezcan nuevos y de este modo den un nuevo estilo a tu hogar. Pequeños trucos que harán que tu casa luzca mejor.

Aprende cómo restaurar muebles para que recuperen su esplendor original. Una serie de consejos fáciles de aplicar y que pueden dotar de una segunda vida a estos objetos. Acompáñanos por este recorrido paso a paso sobre el modo en el que se puede arreglar un inmueble para que luzca como nuevo.

Herramientas y materiales para restaurar muebles

Lo primero que hay que hacer antes de restaurar muebles es conocer los elementos que serán necesarios para realizar dicha labor. Entre los dispositivos básicos para recuperar este tipo de objetos están la espátula, la brocha, la lana de acero, los pinceles, el papel de lija y el cepillo de cerdas.

Como puedes ver, son herramientas fáciles de conseguir, lo que facilita que se pueda realizar la labor sin tener que recurrir a profesionales. Los materiales son igualmente accesibles, pues solamente es necesario decapante, decolorador, cera de emplastecer, insecticida en spray y pasta para madera.

Pasos para restaurar muebles

Para saber cómo restaurar muebles es preciso seguir una serie de minuciosas tareas por orden. El tiempo destinado a cada una de ellas dependerá del estado de la madera y del acabado que se quiera conseguir

  • Limpiar el mueble. Quienes saben cómo restaurar muebles inciden en la importancia de realizar este paso de manera correcta. En el caso de que se realice de manera despreocupada, todo el proceso puede llevarse al trates y hacer que la superficie quede con imperfecciones. Limpiar no significa quitar solamente el polvo con un trapo, sino que también implica despegar las capas antiguas que hayan hecho que su aspecto se vea deteriorado.
  • Quitar el barniz. Para retirar este elemento es necesario aplicar decapante espeso.
    En el caso que haya más de una capa, es necesario repetir el proceso. Para aplicar esta crema es idóneo hacerlo usando una brocha de pelo grueso, la cual moveremos realizando pequeños círculos para conseguir un mejor resultado. Es importante leer las instrucciones del fabricante, pues dependiendo del producto, su tiempo de actuación puede variar entre 10 minutos y dos horas.

Una vez que el decapante ha hecho su labor llega el momento de de usar la espátula y retirar los restos. Para un mejor resultado en el mueble restaurado, conviene eliminar la grasa de la sustancia usada anteriormente usando lana de acero impregnada en alcohol.

  • Lijar. Pasaremos un papel de lija de grano medio para eliminar posibles arañazos que hacen que la percepción del objeto sea antigua. Es importante realizar este paso, imprescindible en cómo reparar muebles, en el sentido de la veta natural de la madera con el objetivo de que no queden marcas. Retira con una brocha el polvo que se ha producido y vuelve a realizar esta acción, pero con un papel con un grano más pequeño con el objetico de lograr que la superficie quede lisa y suave.

 

una mano cogiendo lijadora eléctrica sobre la madera

 

  • Decolorar la madera. Este procedimiento es esencial si percibimos que la madera tiene manchas o está ennegrecida. Necesitaremos hacer uso del decolorante, el cual esparciremos de manera regular por el borrón con una brocha. Para retirar el producto empleamos un cepillo impregnado en agua fría.
  • Eliminar parásitos. La carcoma es uno de los agentes exteriores que más afecta a la madera. Por esa razón en todas las guías sobre cómo restaurar muebles dedican un apartado para eliminar este problema.

El modo más eficaz es aplicando directamente un insecticida específico en los orificios y grietas visibles por medio de una jeringuilla. Para estar seguros de que no volverá a suceder es recomendable rociar también este compuesto con un spray por toda la superficie. Es recomendable repetir esta última operación para conseguir un mejor acabado.

  • Rellenar huecos. El tiempo y los cambios bruscos de temperatura pueden hacer que la madera se resquebraje y aparezcan grietas. Los orificios de la carcoma son otro de los desperfectos que hay que tener en cuenta cuando se plantea cómo reparar muebles.

Para reparar la superficie se necesitará hacer uso de cera de emplastecer, la cual es muy fácil de aplicar. Solamente es necesario calentarla un poco previamente (en la mayoría de los casos es suficiente únicamente modelándola con las manos), introducirla por los agujeros y esperar a que endurezca. Una vez que tenga una consistencia sólida, será el momento de quitar la cantidad sobrante con un formón afilado.

  • Aplicar pintura y barniz. Pintar el mobiliario no solamente le dota de personalidad y consigue que el hogar tenga una atmósfera diferente, sino que también ayuda a protegerlo de los agentes corrosivos. Es importante que el compuesto elegido sea de calidad y que se distribuya de manera uniforme. Una segunda capa de pintura ayudará a intensificar el color y mejorar el cuidado. Una vez terminado este paso será el momento de incluir una última capa de barniz translucido que proteja todo el compuesto.

Trucos de expertos sobre cómo restaurar muebles

Restaurar un mueble es un proceso que todo el mundo puede realizar y que conseguirá hacer que el objeto tenga una segunda utilidad. Sin embargo, a la hora de llevar a cabo esta acción puede que aparezcan pequeños errores causados por la inexperiencia y que terminen repercutiendo en que el resultado final no sea tan perfecto. Es por esa razón que hemos recogido los consejos de los profesionales en la materia:

  • Usar las brochas anchas planas para las superficies lisas. La clave que está detrás de esta recomendación es que de esta manera se conseguirá que las sustancias que se apliquen para restaurar el mueble se distribuyan de una manera más uniforme.
  • Emplear pinceles para los rincones. En aquellos lugares donde las formas de la madera toman formas caprichosas, un pincel de punta redondeada será nuestro mejor aliado. Su capacidad para llegar a todos los sitios hará que sea de gran utilidad cuando se busque trabajar sobre partes torneadas o molduras.
  • Una brocha destinada a limpiar el polvo. Cada vez que se lije, es muy importante quitar el polvillo resultante. Una pequeña escobilla ayudará a que no quede serrín. Debido al pequeño tamaño de estas partículas, es aconsejable que se use una brocha que tenga como única finalidad apartar el sobrante.

 

Aplicando nuestras enseñanzas sobre cómo restaurar muebles podrás hacer que luzcan como nuevos. Una vez que se ha conseguido que vuelvan a su antiguo esplendor es el momento de incluirlos en tu Seguro de Hogar MAPFRE, para dejarlos protegidos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos