Cómo restaurar una antigua silla de madera

Publicado por canalHOGAR, 08 Jun 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo restaurar una antigua silla de madera

Las tendencias en decoración están de tu parte, así que no pierdas más tiempo: descubre cómo restaurar una antigua silla de madera y empieza a renovar tu casa por el comedor, combina sillas diferentes y sorpréndete con los resultados.

Las sillas de madera son un tesoro ahora y siempre, pero es que además, ahora son tendencia decorativa, no importa el estilo ni el estado, si sabes cómo restaurar una antigua silla de madera lograrás un nuevo elemento 10 para tu comedor, salón o cocina, incluso para el dormitorio. No te preocupes, es mucho más sencillo de lo que puede parecer en un primer momento.

El estado de la silla de madera que deseas restaurar va a marcar la profundidad del trabajo de renovación y también el tiempo y la dedicación que te va a llevar. Como pauta general, toda silla de madera que desees restaurar deberá de pasar por unos trabajos básicos y esenciales:

   1. Valoración del estado de la pieza

Lo primero es examinar bien y en profundidad la silla que deseas restaurar. Puede que no esté en muy mal estado o que necesite bastante trabajo. Es importante que revises por un lado la estructura, igual necesita ser encolada o clavada de nuevo y luego, si el estado exterior presenta muchos daños o agresiones que necesiten ser tapadas o cubiertos con masilla reparadora. Tanto los problemas en la estructura, como los de la madera, son lo primero que debes solucionar. Dependiendo del modelo de silla y del ensamblaje que presente, es posible que lo más cómodo, antes de iniciar la restauración, sea desmontar en piezas para poder trabajar con más comodidad.

   2. Decapante y lijado

El lijado en la restauración de una silla de madera es un paso casi obligado, pero también tendrás que ajustarlo tanto al estado de la madera como al trabajo que quieras hacer después y el cambio que quieras dar al aspecto de la silla. Cuanto más radical sea la renovación de estilo, más profundo tendrá que ser el lijado; igualmente, cuanto peor estado presente, más lijado necesitará. Si es necesario, o para facilitarte el trabajo, puedes empezar por aplicar un decapante adecuado y cepillar la silla, de esta forma la madera quedará limpia y preparada para recibir los nuevos tratamientos: barniz o pintura.

   3. Tapa poros

Después del lijado y/o del decapante, es necesario que apliques un tapa poros adecuado a la madera y que sigas las instrucciones y consejos de uso y aplicación del producto que elijas. Este paso es indispensable para lograr un cambio duradero y de calidad, te ayudará a que la pintura, o el nuevo barniz que quieras aplicar, penetre con solvencia y agarre correctamente en la madera restaurada y limpia.

   4. Pintura y/o barniz

Este último paso es el más creativo y definitivo para dar un nuevo aspecto a la silla restaurada o conseguir que vuelva a lucir como nueva, todo depende de cuál sea tu idea para la silla de madera. Si quieres dejarla igual que estaba, deberás buscar un barniz que se aproxime lo más posible al color y acabado de la madera original. Si tu idea es darle a la silla un toque diferente, las posibilidades entre pinturas y barnices son variadas y muy diferentes, según el estilo que busques. La buena noticia es que la madera admite muy bien casi cualquier acabado y textura que te apetezca, así que cuentas con muchas posibilidades y muy pocas limitaciones.

Si habías desmontado la silla, después del acabado final y de acuerdo con los tiempos de secado recomendado, puedes volver a ensamblar la silla y disfrutarla en el espacio o habitación que habías pensado para ella.

 

Saber cómo restaurar una antigua silla de madera es muy práctico y útil, ya que las sillas son elementos duraderos, pero que a menudo suelen necesitar una restauración o renovación. No es un trabajo complicado, aunque exige su tiempo; por otra parte, con esta misma técnica y siguiendo los mismos pasos, puedes afrontar la restauración de casi cualquier elemento o mueble que sea de madera.

El paso del tiempo deja sus marcas en la madera, pero puede arreglarse con bastante facilidad, gracias a las técnicas de restauración. Sin embargo, si tus muebles sufren como consecuencia de una eventualidad en tu hogar, humedades, incendio… El Seguro de Hogar MAPFRE es la única forma de minimizar consecuencias y proteger tus muebles y el resto de contenido de tu hogar.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos