Tipos de aislante de la tarima flotante

Publicado por canalHOGAR, 27 May 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Tipos de aislante de la tarima flotante

Ya has elegido tu tarima flotante ideal, pero ahora es necesario que también aciertes en la elección del aislante que hay que instalar entre la tarima y el suelo; para ello, es imprescindible conocer los diferentes tipos de aislante de la tarima flotante.

Tanto, o más importante, que la propia tarima que vas a colocar como revestimiento del suelo de tu hogar es el aislante que debe colocarse como paso previo. Existen en el mercado diferentes tipos de aislante de la tarima flotante, por lo que merece la pena conocer las características de cada uno y sus virtudes, para elegir el más adecuado a tu caso y necesidades concretas de tu vivienda.

El aislante para la tarima flotante se coloca siempre antes de ella y tiene como funciones básicas el aislar y proteger el suelo, pero también facilita la colocación de la propia tarima al uniformar el suelo y ofrecer una base más homogénea sobre la que la tarima flotante va a asentar mucho mejor y con menor esfuerzo de instalación.

Lo más habitual es encontrar aislantes de tarima de espuma de polietileno, una especie de foam que procura perfectamente este tipo de funciones de protección y aislante. Pero al margen del foam, pueden usarse algunos otros materiales como aislantes perfectos para colocar bajo la tarima o cualquier otro tipo de suelo laminado:

   1. Corcho Natural

Es la opción más natural y ecológica, pero no la más barata precisamente, no obstante si puedes permitirte elegir corcho como aislante para tu tarima, el resultado será perfecto. El corcho es el mejor aislante acústico, no se deforma y presenta una gran durabilidad, ofrece una amortiguación mayor que otros aislantes y colabora mejor que ninguno en la homogenización del suelo base.

La gran desventaja del corcho, al margen de su precio, es que no resiste la humedad y mucho menos el agua, por lo que no puede usarse en espacios como el baño o la cocina, tampoco en exteriores. Tampoco se recomienda si vas a instalar suelo radiante bajo la tarima.

   2. Espuma común

Este tipo de aislante es el más barato y quizás por ello, el más popular. No obstante, dentro del aislante genérico para tarima flotante que es la espuma, puedes encontrar diversas calidades, según el espesor que presente la espuma y el precio puede oscilar también en función de ello.

Como es lógico, la espuma más densa te proporcionará un mayor grado de aislamiento; aunque en general, todas tienen como ventaja que aguantan bien la humedad, resultan ligeras y fáciles de manejar y colocar. Las espumas aislantes para tarima flotante puedes encontrarlas en láminas o, las más básicas y económicas, en rollos. Entre las desventajas de la espuma, hay que tener en cuenta su poca durabilidad y su facilidad para deformarse.

   3. Espuma de polietileno

Este tipo de foam representa el aislante medio más habitual y recomendado para colocar bajo la tarima flotante en hogares con condiciones comunes y necesidades estándar. Lo más habitual es que este tipo de espuma aislante se componga de dos capas principales: una de papel de aluminio y otra del propio poliestireno.

Entre las principales ventajas de este tipo de aislante para tarima están el precio moderado, el buen aislamiento acústico y la fácil instalación, además es compatible con la instalación de calefacción por suelo radiante. No obstante, a largo plazo pueden sufrir deformaciones.


Todos estos tipos de bases sobre los que colocar la tarima flotante y, en general, cualquier tipo de revestimiento para el suelo laminado que precise este tipo de aislante son adecuados, pero es importante que valores, en tu caso concreto, cuál es el más adecuado. Al margen del presupuesto, ten muy en cuenta la durabilidad que esperas y el material del suelo base sobre el que vas a instalar la tarima. Estos factores te darán la pista definitiva para elegir el mejor tipo de aislante de la tarima flotante para ti.

Hasta la más sencilla de las reformas, también la colocación de un suelo laminado como la tarima flotante, entraña riesgos, pero el Seguro de Hogar MAPFRE incluye en sus pólizas la protección ante situaciones de emergencias, reparaciones y reformas, entre otros; para que puedas afrontar también con tranquilidad y total seguridad este tipo de trabajos del hogar.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos