Aprende a lacar una puerta

Publicado por Luis Bermejo, 10 Feb 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo lacar una puerta

Normalmente, las puertas, del uso, sufren mucho y los roces y los golpes se van acumulando. Por ello, hoy vamos a enseñarte a lacar una puerta. Tanto si estás reparándola, como si es nueva, lacar es la mejor opción. ¿Por qué lacar y no pintar la puerta con pintura para madera? Pues porque la laca deja un acabado más igualado y además es más duradera y aguanta mejor el uso.

LO QUE DEBES SABER...
  • Ventilación: usa la laca en una habitación bien ventilada, ya que algunas llevan disolventes muy fuertes.
  • Herramientas: usa útiles de pintura y laca de calidad, un buen lacado puede estropearse fácilmente por un pelo de la brocha suelto.
  • Suelos: tapa el suelo con papeles o plástico para evitar dejar manchas.

Muchas veces, con tareas tan sencillas como el lacado de puertas, es posible darle un aire renovado a nuestra casa. Sin duda el antes y el después nos sorprenderá muy gratamente.

 

Preparar la puerta antes de lacar

Si vamos a reparar la puerta, lo primero será eliminar roces y golpes, para lo que usaremos masilla especial para madera y taparemos los golpes con ayuda de una espátula. Una vez seca, la lijaremos con lija de grano fino para alisar la superficie. Puede ser una buena idea darle una lijada a toda la puerta para igualarla, por lo que usaremos una lijadora eléctrica con lija de grano fino. Después, hay que dejar la puerta limpia de polvo y suciedad (grasa), para ello usaremos un paño humedecido con agua y jabón y la dejaremos secar.

Ya tenemos la puerta lista para empezar a lacar, salvo que esta sea nueva. En ese caso, hay que aplicar previamente una imprimación para madera utilizando un rodillo de espuma. Aplicaremos la imprimación en toda la puerta, la dejaremos secar y ahora sí estará lista para lacar.

Lacar las puertas de casa

Para lacar es preferible lacas acrílicas, ya que su limpieza es mucho más fácil y desprende menos olores (gases). Usaremos un mini rodillo de espuma nuevo, una brocha plana pequeña especial para laca y de buena calidad, y una bandeja para impregnar y escurrir el rodillo. Aplicaremos la laca en el sentido de la veta con el rodillo. Para las partes estrechas usaremos la brocha. Una vez seco, si es preciso, podemos lijar (pasadas 24 horas de secado) y aplicar una segunda capa.

Aunque pueden parecer muchos pasos, en realidad es un trabajo bastante sencillo que podremos llevar a cabo sea cual sea nuestro nivel en tareas de bricolaje. De esta manera, tendremos las puertas como nuevas sin tener que cambiarlas ni hacer una gran inversión.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos