Mantenimiento de las persianas de madera

Publicado por Luis Bermejo, 05 Ene 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cuidar las persianas de madera

Hay muchos tipos de persianas: de plástico, de aluminio e incluso de madera. Estas últimas las solemos encontrar sobre todo en las casas de los pueblos o en casas antiguas. Se trata de una contraventana exterior de madera con unas lamas que podemos mover para evitar que entre la luz. La principal ventaja de las persianas de madera es que son realmente bonitas y tienen ese aire rústico que tanto gusta. Pero al ser de madera, también necesitan unos cuidados especiales que no podemos pasar por alto.

LO QUE DEBES SABER...
  • Hojas de la persiana: tanto si la tenemos abierta como cerrada, sujetaremos bien las hojas de la persiana, ya que con una fuerte corriente de aire podrían romperse.
  • Limpieza: una vez al mes limpiaremos con agua y jabón las persianas de madera.
  • Mantenimiento: al menos una vez al año comprobaremos el estado general de las persianas y restauraremos la pintura o el barniz e incluso las piezas metálicas.

Al estar en el exterior, las persianas de madera están totalmente expuestas a las inclemencias del tiempo, por lo que se acumulará gran cantidad de polvo y suciedad en ellas. Mensualmente deberíamos limpiarlas pasando un paño húmedo con un poquito de jabón. Además, de esta manera controlaremos el estado de las mismas y vigilaremos si se empiezan a deteriorar por alguna zona.

Restaurar una persiana de madera

Al menos una vez al año tendremos que revisarlas más a fondo. Comprobaremos el estado de la pintura o el barniz y, si hay algún punto en el que la superficie se esté empezando a levantar, habrá que reparar la zona. Podemos intentar repasar la parte dañada únicamente o restaurar toda la persiana. Si el estado general no es malo, con hacer reparaciones puntuales será suficiente.

Usaremos una lija de grano medio y para terminar una de grano fino. Lijaremos la zona en el sentido de la veta de la madera para dejar la superficie lo mejor posible. Una vez lijada, limpiaremos la persiana con un paño húmedo para eliminar el polvo del exterior y el que hayamos podido hacer nosotros al lijar. Dejaremos secar bien y repasaremos la zona con barniz o pintura del mismo color, teniendo en cuenta que, si está pintada de algún color en concreto, aunque usemos la misma pintura puede haber variaciones de color, ya que la persiana se habrá ido decolorando con el sol.

Partes metálicas de la persiana

Otro punto a repasar en las persianas de madera son las bisagras y los cierres de seguridad. Observaremos que estos elementos estén libres de óxido y que giren perfectamente. Si empiezan a mostrar signos de oxidación, nos aseguraremos de que el problema no afecta a la integridad de las piezas. Si fuera necesario, las cambiaremos por unas nuevas, pero si es poca cosa, las limpiaremos bien con un cepillo metálico y utilizaremos una pintura especial para metal que se pueda usar sobre óxido. Una lubricación posterior con aceite en espray hará que el trabajo esté completo.

Con estos sencillos consejos mantendremos nuestras persianas de madera perfectas durante mucho tiempo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos