Cómo reparar bisagras

Publicado por Luis Bermejo, 11 Sep 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Reparar una bisagra

Diariamente abrimos en multitud de ocasiones puertas y armarios en nuestro hogar con el consiguiente uso y desgaste de las bisagras. Unas bisagras bien cuidadas nos pueden ahorrar más de una reparación, sobre todo las de los armarios de la cocina. Vamos a ver cómo mantenerlas en perfecto estado y cómo repararlas en caso de rotura.

LO QUE DEBES SABER...
  • Bisagras: aunque existen multitud de tipos, las bisagras más habituales en nuestro hogar son las de perno (puertas de habitaciones) y las de cazoleta (puertas de armarios de cocina).
  • Consejo: no es recomendable colocar perchas en la parte posterior de la puerta, ya que el peso desgastará prematuramente las bisagras.
  • Madera: puede que al romperse la bisagra la madera se haya astillado. La repararemos con masilla y colocaremos una bisagra nueva.

Si las puertas de las habitaciones empiezan a chirriar, será momento de engrasar las bisagras. La mejor manera es levantar ligeramente la puerta con unas cuñas (sin llegar a sacarla de los pernos) y limpiar los pernos con aguarrás o algún desengrasante. Tendremos cuidado de que el producto no escurra y manchemos la puerta o el suelo, nos podemos ayudar de un pequeño pincel para su aplicación.

 

Cambiar las arandelas de las bisagras

A continuación, echaremos un aceite lubricante y ya podremos quitar las cuñas. Si observamos que la puerta roza en el suelo, suele ser por el desgaste de las arandelas separadoras que llevan las bisagras. Estos elementos facilitan el deslizamiento, pero están expuestos al desgaste por el uso. En este caso, habrá que sacar la puerta del todo de los pernos y cambiar las arandelas por unas nuevas que podemos adquirir en una ferretería o en un centro de bricolaje.

 

Reparar la madera astillada

En las puertas de los armarios de la cocina, sin embargo, el problema más habitual es que se aflojen los tornillos. Es buena costumbre apretar periódicamente los tornillos de las bisagras, ya que son tirafondos que se enroscan en la madera y que pueden terminar pasándose de rosca o, peor aún, astillando la madera.

Si ya se ha roto la puerta y se ha astillado la madera, todavía podremos solucionarlo. Desmontaremos por completo la puerta y la bisagra por donde se ha roto la madera. Usaremos masilla de dos componentes, la mezclaremos y la colocaremos en la zona rota apretando firmemente sobre la madera. Eliminaremos el sobrante con una cuchilla y, una vez seca, la lijaremos con lija de grano medio/fino. Por último, pasaremos una broca fina por donde tendrán que enroscar los tornillos y ya podremos montar la puerta de nuevo.



Comentarios (1)

cristinalpez354 comento el 11/09/2014 a las 12:28

La verdad es que no soy muy manitas con las chapuzas de la casa, pero estos consejos para reparar bisagras no parecen muy complicados.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos