Restaurar un cabecero de madera

Publicado por Luis Bermejo, 02 Sep 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Restaurar un cabecero

Actualmente está de moda mezclar elementos antiguos con una decoración moderna. Una buena idea es decorar un dormitorio con un cabecero antiguo. Tanto si lo heredamos como si lo compramos, deberemos asegurarnos de que el mueble está en perfectas condiciones. En este artículo vamos a daros una guía para restaurar un cabecero de madera y dejarlo con un buen acabado.

LO QUE DEBES SABER...
  • Cabecero antiguo: un mueble antiguo no es lo mismo que un mueble viejo. Es decir, el mobiliario antiguo debe tratarse y restaurarse para tener un buen aspecto. 
  • Madera: habrá que aplicarle un tratamiento previo para evitar la carcoma o las termitas.
  • Barniz: lo ideal es elegir un barniz del mismo tono del cabecero y dar dos manos para un buen acabado.

Lo primero que haremos será comprobar el estado general del cabecero. Dependiendo del lugar en el que haya estado, es posible que tenga insectos (carcoma, termitas, etc.), golpes, arañazos y demás desperfectos. ¡Manos a la obra! 

 

Cubrir los desperfectos del cabecero

Empezaremos dándole un tratamiento antixilófagos (insectos de la madera). Nos aseguraremos de que el producto penetra bien por los agujeros y queda toda la madera tratada, para ello, seguiremos las instrucciones del fabricante. Es muy importante llevar a cabo esta tarea en una habitación ventilada, ya que se desprenderán vapores que pueden ser peligrosos.

Una vez tratado el cabecero, taparemos arañazos y golpes. Si son leves, podemos usar cera aplicándola con una espátula o con la misma barra de cera. Tendremos cuidado de retirar el exceso con un trapo. Si hay algún desperfecto más profundo, utilizaremos masilla especial para madera. La aplicaremos con una espátula, dejaremos y después alisaremos con una lija de grano medio. Utilizaremos una lija de grano fino para dejar un buen acabado.

 

Barnizar el cabecero restaurado

Lo ideal es que a continuación eliminemos el barniz antiguo del cabecero. Habrá que retirarlo lijándolo con una lijadora eléctrica para las partes planas y lo haremos a mano para las molduras.

Ya tendremos el cabecero listo para barnizar de nuevo, así que, buscaremos un barniz del mismo tono del mueble con acabado brillante o satinado. Para barnizarlo usaremos un rodillo para las partes planas y una brocha para las molduras. Ambas herramientas tendrán que ser especiales para barnizar. Para un mejor acabado daremos dos manos y, si es preciso, lijaremos antes de dar la segunda mano. Es muy importante dejar secar entre cada capa un mínimo de 24 horas para que el barniz se endurezca correctamente.



Comentarios (1)

juantoni70 comento el 02/09/2014 a las 14:15

Tengo un cabecero antiguo pero sin restaurar y la verdad es que parece aún más viejo. Quizá me anime a restaurarlo :)

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos