Diferencias entre el suelo laminado y la tarima flotante

Publicado por Luis Bermejo, 29 Ago 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Suelo laminado o tarima flotante?

Desde hace unos años se ha popularizado el suelo laminado, pero puede que pensemos que es lo mismo que la tarima flotante. Vamos a explicaros las diferencias entre uno y otro suelo y cuáles son las ventajas de cada uno de ellos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Instalación: tanto la tarima flotante como el suelo laminado se instalan en forma de planchas o lamas que van encajadas entre ellas.
  • Importante: la superficie sobre la que instalemos estos suelos deberá estar perfectamente nivelada, ya que los aislantes que se usan no absorben los desniveles.
  • Precio: la tarima flotante es más cara que el suelo laminado, ya que está fabricada con madera natural.

La tarima flotante está hecha 100% con madera. Suele ser una base de madera o de aglomerado que tiene en los laterales la forma de las ranuras para que las lamas encajen entre ellas. Después lleva una capa de madera de 2 mm o 3 mm que es la que le da el acabado estético y finalmente unas capas de barniz para endurecer la superficie y proteger la madera.

 

La tarima flotante

El nombre de flotante le viene por el tipo de instalación, ya que va sobre un aislante “flotando” en vez de estar fija al suelo como las baldosas o el parqué. Es un suelo delicado y necesita cierto mantenimiento y limpieza, pero, sobre todo, habrá que tener cuidado con la humedad.

Al llevar una capa de madera, en alguna ocasión puede admitir una reparación lijando y barnizando la superficie, pero hay que tener en cuenta que solo disponemos de 2 mm, así que no darán para mucho. Las ventajas de este suelo son la belleza que tiene y la capacidad aislante de la madera.

 

El suelo laminado

El suelo laminado es básicamente imitación de madera. También lleva una base que suele ser de madera prensada y tratada contra la humedad, después encima otra superficie que imita a la madera y finalmente una capa transparente y durísima que le da la capacidad de protección frente al desgaste y el uso. En algunos modelos, la base es también de resinas en vez de madera, pudiendo instalarse en zonas con mucha humedad como baños, cocinas e incluso en terrazas.

La instalación es similar a la de la tarima flotante. Sus mayores ventajas son la resistencia y la facilidad de limpieza, pero, por el contrario, estéticamente no tiene la presencia de la madera natural, aunque el acabado está muy conseguido.

Finalmente, decir que la tarima flotante suele ser mucho más cara que el suelo laminado, además, al ser madera natural, tendremos menos opciones de color y diseños.

 

Si quieres recibir consejos como estos y otros muchos más, el boletín de canalHOGAR es para ti. ¿A qué esperas para suscribirte?



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos