Tapizar un cabecero

Publicado por Luis Bermejo, 26 Ago 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo tapizar un cabecero de madera

Las modas siempre vuelven y parece ser que esto le está ocurriendo a los cabeceros tapizados. Aunque en las tiendas de decoración podemos encontrar multitud de modelos, tapizar nuestro propio cabecero es muy fácil y nos saldrá mucho más económico.

LO QUE DEBES SABER...
  • Cabecero: no tenemos por qué hacer un cabecero desde cero, si ya tenemos uno de madera en casa, podemos simplemente tapizarlo con la tela que más nos guste.
  • Medidas: si prolongamos el cabecero por los laterales y cubrimos la parte trasera de las mesitas de noche, dará la sensación de que la cama es mucho más grande.
  • Fijación: necesitaremos adhesivo para montaje y una grapadora para poder tapizar nuestro cabecero.

Para esta tarea necesitaremos un tablero de madera con las medidas para un cabecero, una plancha de goma espuma, floca, tela (a nuestra elección) y una grapadora.

 

Preparar el cabecero de madera

Cortaremos o encargaremos un tablero de las medidas de la cama, puede ser del mismo ancho o con unos centímetros más por cada lado. La altura dependerá de nuestros gustos, pero como mínimo deberá tener 50 cm por encima del colchón. Si vamos a usar una tela muy vistosa, es mejor aumentar la medida de la altura para que se vea más.

Cuando tengamos el tablero, lijaremos los cantos para evitar que se rompa la tela. Con una lijadora eléctrica y una lija de grano medio podremos hacerlo rápidamente. Por la parte posterior sujetaremos unas pletinas o soportes para poder colgar el cabecero posteriormente en la pared.

 

Poner la espuma, el relleno y la tela

Con un adhesivo para montaje pegaremos la espuma al cabecero y recubriremos el frontal completamente. A continuación, usaremos floca en rollo (una fibra muy ligera y esponjosa) para darle ese toque blando y acolchado al cabecero. Cubriremos todo con esta fibra y la graparemos por la parte posterior del cabecero.

A continuación, tendremos que poner la tela. Empezaremos por uno de los lados y la iremos grapando por la parte de atrás. Después seguiremos por el lado contrario tensando bien la tela para no dejar arrugas. Tendremos especial cuidado e intentaremos dejar un buen acabado en las esquinas doblando la tela.

¡Y ya tenemos el trabajo terminado! Como ves, se trata de un trabajo muy sencillo, tanto que si te cansas del cabecero solo tienes que quitar la tela y cambiarla por otra.

 

Si te han parecido interesantes estos consejos de bricolaje, nuestro boletín de canalHOGAR te da muchos más. ¡Suscríbete ahora!



Comentarios (1)

charliesbin89 comento el 26/08/2014 a las 12:29

Me parece una gran idea poder tapizar mi cabecero yo solo. Además, me gustaría personalizarlo, seguro que me queda genial y le da un toque diferente al dormitorio.
Gracias por esta idea, la pondré en práctica.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos