Reparar una puerta astillada

Publicado por Luis Bermejo, 28 Abr 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Arreglar puerta astillada

Si le hemos dado un golpe a una puerta de madera o la hemos rozado, puede que se haya astillado. Reparar una puerta astillada es una tarea fácil, pero requiere de unos determinados pasos que nos permitirán conseguir un buen acabado.

LO QUE DEBES SABER...
  • Masilla: existen multitud de tipos de masillas para reparar madera, tendremos que buscar la que mejor se adapte a nuestro trabajo.
  • Encolar: si tenemos que encolar la astilla, utilizaremos una cola rápida que acortará enormemente los tiempos de trabajo.
  • Lijar: es necesario lijar la zona reparada para que el acabado sea profesional.

Si la zona astillada de la puerta ha quedado suelta, necesitaremos utilizar cola rápida y un poco de masilla. Existen multitud de masillas para madera, así que, buscaremos una que seque en el menor tiempo posible y del color más parecido al de la puerta.

 

Reparar la astilla y los desperfectos

Lo primero que haremos será limpiar la zona astillada y aplicaremos cola. Colocaremos la astilla en su sitio intentando que encaje en las vetas y, ayudándonos de un sargento y unos tacos de madera para no marcar la puerta, apretaremos la zona.

Esperaremos 1 o 2 horas a que se seque la cola (o el tiempo indicado en las instrucciones del producto) y quitaremos el sargento. Probablemente, el taco situado sobre la zona astillada se habrá pegado ligeramente, así que, lo retiraremos con cuidado dándole unos golpes laterales.

Si la zona presenta algún desperfecto, será el momento de usar la masilla. La aplicaremos y alisaremos con una espátula. Una vez seca, lijaremos con una lijadora orbital con una lija de grano medio. Limpiaremos la zona y la barnizaremos o pintaremos según sea el acabado de la puerta.

 

Arreglar un agujero en la puerta

Si ya no tenemos la astilla de la puerta o se trata de un agujero, limpiaremos la zona eliminando el polvo y pequeñas astillas sueltas, y aplicaremos masilla (del color de la puerta) hasta rellenar la zona. Nivelaremos la superficie con la ayuda de una espátula y, una vez seca, lijaremos con la lijadora orbital y la lija de grano medio, al igual que en el caso anterior. Volveremos a limpiar para eliminar el polvo que haya aparecido al lijar y barnizaremos o pintaremos la puerta.

Si seguimos estos sencillos pasos, tendremos la puerta como nueva y con un acabado profesional.

 

Si te han parecido interesantes estos consejos de bricolaje, nuestro boletín de canalHOGAR te da muchos más. ¡Suscríbete ahora!



Comentarios (1)

gdani535 comento el 28/04/2014 a las 13:04

Nunca me ha pasado que tenga que reparar una puerta astillada, pero lo tendré en cuenta porque todas las de mi casa son de este material y puede pasarme algún día.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos