Aprende a encolar sillas

Publicado por Luis Bermejo, 22 Abr 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Encolar una silla

Encolar sillas es una tarea fácil y que cualquiera puede realizar. Puede evitarnos alguna caída, que la silla se rompa definitivamente o tener que cambiar un juego completo de sillas por no encontrar una igual.

LO QUE DEBES SABER...
  • Cola: para encolar se emplea la cola de carpintero que, aunque es blanca, cuando se seca se vuelve transparente.
  • Refuerzo: habrá que reforzar la silla con grapas, escuadras metálicas y un sellador sintético.
  • Consejo: aplicaremos la cola generosamente y la sobrante que pueda escurrir la limpiaremos con un trapo húmedo antes de que se seque.

Lo primero que haremos será darle la vuelta a la silla y quitar el asiento tapizado retirando los 4 tornillos que lo sujetan al armazón.

 

Desmontar el armazón y encolar por piezas

Tendremos que localizar las zonas por donde la silla está desencolada y desmotaremos el armazón poco a poco. Si es preciso, nos ayudaremos de un martillo y golpearemos sobre un taco de madera apoyado en la silla para no marcarla.

Con un formón, lija o lima quitaremos la cola vieja y dejaremos las zonas con la madera vista. Después, aplicaremos la nueva cola para madera generosamente en la caja y espiga de la unión que vamos a encolar. Con un gato y dos trozos de madera en las puntas metálicas apretaremos la zona asegurándonos de que la unión queda recta y las piezas bien insertadas. Dependiendo del tipo de cola esperaremos más o menos tiempo, según indique el producto, y repetiremos el proceso con el resto de las piezas. Hay que tener precaución, pues el armazón tiene que quedar finalmente totalmente cuadrado y no debe cojear ninguna pata.

 

Reforzar la silla

Una vez hayamos terminado de encolar toda la silla, esperaremos 24 horas y procederemos a reforzarla. Para ello, usaremos grapas en las uniones superiores que quedarán tapadas por el asiento, atornillaremos escuadras metálicas en los refuerzos y aplicaremos un sellador sintético del color más parecido a la estructura.

Finalmente, tras esperar un tiempo para que se seque el sellador, ya podremos atornillar de nuevo el asiento dejando la silla con la sujeción que tenía cuando era nueva.

Como veis, encolar una silla es más sencillo de lo que pensamos, solo es necesario paciencia y seguir los pasos en orden.



Comentarios (1)

cristinalpez354 comento el 22/04/2014 a las 12:48

Si, si, yo doy fe de que encolar una silla es muy fácil, ¡pero con cuidado al montar las piezas!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos